Tipo de cambio:

Compra: 3.402

Venta: 3.404


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 3

de junio de 2020

EL COMERCIO GLOBAL FAVORECE SU EXPANSIÓN Y DESARROLLO

Cadenas de valor mundial

Pueden seguir impulsando el crecimiento, crear mejores empleos y reducir la pobreza, siempre que los países en desarrollo profundicen las reformas y las naciones industrializadas adopten políticas abiertas y predecibles. En este contexto, el cambio tecnológico probablemente juegue a favor, y no en contra, del comercio y las CVM.

10/3/2020


Después de 1990, el comercio internacional se expandió con rapidez, impulsado por el aumento de las CVM. Esta expansión permitió una convergencia sin precedentes: las naciones pobres crecieron más rápido y comenzaron a alcanzar a los países más ricos. La pobreza disminuyó abruptamente.

De acuerdo con el Informe sobre el desarrollo mundial 2020: El comercio al servicio del desarrollo en la era de las cadenas de valor mundiales, estos logros se vieron impulsados por la fragmentación de la producción entre los países y el crecimiento de los vínculos entre las empresas.

Estas se dedicaron a buscar la eficiencia en todas las áreas posibles, lo que dio lugar a un activo intercambio de partes y componentes a escala mundial.

La productividad y los ingresos aumentaron en los países que se convirtieron en parte integral de las CVM, como Bangladesh, China y Vietnam. Las mayores reducciones de la pobreza se produjeron precisamente en esos países.

En la actualidad, sin embargo, ya no puede darse por sentado que el comercio continuará siendo una fuerza generadora de prosperidad. Desde la crisis financiera del 2008, el comercio mundial creció lentamente y la expansión de las CVM se desaceleró.



Antecedentes

En la última década, no ha ocurrido nada similar a los eventos transformadores de los años 90, solo la integración de China y Europa oriental en la economía mundial, y la celebración de importantes acuerdos comerciales, como la Ronda Uruguay y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Al mismo tiempo, han surgido dos amenazas potencialmente graves para el exitoso modelo de crecimiento con mano de obra intensiva impulsado por el comercio.

En primer lugar, el surgimiento de nuevas tecnologías que reducen la necesidad de mano de obra, como la automatización y la impresión 3D, podría acercar aún más la producción al consumidor y reducir la demanda de trabajo en el país y en el exterior.

En segundo lugar, los conflictos comerciales entre los países grandes podrían dar lugar a la retracción o a la segmentación de las CVM.

Cooperación

De cara al futuro, la prioridad principal debe ser profundizar las normas y los compromisos comerciales tradicionales. Hasta el momento, la cooperación internacional ha generado una apertura dispar en el área de bienes y servicios.

La liberalización aún está pendiente en los sectores de agricultura y de servicios, y algunos bienes industriales siguen estando sujetos a restricciones en determinados mercados y a medidas no arancelarias.

Debido a las preferencias comerciales se redujeron determinados aranceles que afectan principalmente a los países más pobres, pero no los aranceles que estas naciones aplican a las importaciones.

En algunos casos, el tratamiento especial y diferencial para los países en desarrollo ha desacelerado el proceso de reforma, lo que ha inhibido, en última instancia, la participación en las CVM y la integración en la economía mundial.

Asimismo, la escalada de los aranceles en algunos de los mercados más importantes del mundo –que sirven para proteger la producción con mayor valor agregado– está inhibiendo las actividades de procesamiento en la agroindustria y otras áreas que requieren mano de obra intensiva, como la indumentaria y los artículos de cuero en los países en desarrollo.

Los acuerdos preferenciales contienen normas restrictivas de origen que limitan las opciones de suministro. Los subsidios y las empresas estatales están distorsionando la competencia, y las normas existentes no garantizan la neutralidad competitiva.

Respecto de los servicios, las negociaciones internacionales han generado escasa liberalización más allá de la establecida unilateralmente.

En dichas negociaciones no se han tenido en cuenta importantes servicios relacionados con las CVM, como el transporte aéreo y marítimo (el que más necesita la liberalización coordinada), debido al poder de los intereses creados.

Las negociaciones comerciales tradicionales podrían generar resultados más significativos si los principales comerciantes de los países en desarrollo interactuaran como socios en condiciones de igualdad e incluso como líderes, en lugar de buscar un tratamiento especial y diferencial.

Ayudaría, además, si los grandes países industrializados siguieran depositando su confianza en las negociaciones basadas en normas, en lugar de recurrir a la protección unilateral, y si todos los países definieran juntos una agenda de negociaciones que reflejase tanto las prioridades de desarrollo como las comerciales.

Ampliar la cooperación en materia de impuestos, competencia y flujos de datos, aplicar impuestos al capital, el gran vencedor de la globalización, resulta cada vez más difícil en un mundo de CVM, que se caracteriza por sus empresas internacionales y su producción fragmentada, y por el crecimiento de los activos intangibles, como la propiedad intelectual.

Acceso justo

La cooperación debería garantizar el acceso justo a los ingresos tributarios, que los países ricos necesitan para ayudar a los trabajadores industriales desplazados y que los países pobres necesitan para construir infraestructura.

En última instancia, la adopción de un enfoque conjunto para aplicar, en mayor medida, impuestos basados en el destino del bien o servicio podría eliminar los incentivos de las empresas para trasladar beneficios y los incentivos de los países para competir en materia de impuestos, pero deberían tenerse en cuenta las consecuencias para los ingresos tributarios en los países en desarrollo pequeños.

Colaboración entre países

De acuerdo con el BM, los países que comparten frontera pueden obtener mayores beneficios cuando actúan simultáneamente para agilizar el comercio.

Por ejemplo, Guatemala y Honduras redujeron de 10 horas a 15 minutos las demoras en las fronteras cuando ingresaron a una unión aduanera y acordaron utilizar la misma documentación electrónica.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio alienta a las naciones a coordinar las mejoras en la facilitación del comercio y brinda a los países de ingreso bajo asistencia financiera para llevar a cabo las inversiones necesarias.

Un enfoque similar podría ayudar a aprovechar las sinergias para hacer otras inversiones en transporte, energía e infraestructura de las comunicaciones.