Tipo de cambio:

Compra: 3.313

Venta: 3.315


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 21

de agosto de 2018

Camino trazado

El Gobierno ha fijado el camino que seguirá hacia el 2021, con miras a que el Perú, al llegar al Bicentenario de la Independencia, sea un país más equitativo, desarrollado y que brinde mayores oportunidades a todos los peruanos.

31/5/2018


La semana pasada, publicó la Política General de Gobierno al 2021, que incluye cinco ejes y lineamientos prioritarios de gestión: Integridad y lucha contra la corrupción; Fortalecimiento institucional para la gobernabilidad; Crecimiento económico equitativo, competitivo y sostenible; Desarrollo social y bienestar de la población; y Descentralización efectiva para el desarrollo.

Cada uno de los puntos –transversales y complementarios entre sí– es vital para fortalecer las bases de la gobernabilidad y la democracia, cruciales para el crecimiento y desarrollo de la nación.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, ha manifestado que se están dando pasos concretos para lograr los objetivos nacionales y ha asegurado que al sexto mes de su gestión se verán los primeros resultados.

El analista político Luis Nunes ha señalado que esta política constituye un “ejercicio de prospección” del Ejecutivo y una mirada de lo que se quiere lograr con miras al Bicentenario de la Independencia, y se convierte en una suerte de “hoja de ruta hacia el 2021”.

Sería un gran avance como país que la población pueda acompañar este proceso. Y para hacerlo sería oportuno que el Gobierno emprenda una campaña nacional a fin de socializar estos ejes e informar qué acciones emprenderá. Asimismo, como una señal de transparencia, se debería informar en forma periódica sobre los avances.

En este espacio se ha insistido en que solo se alcanzará el crecimiento sostenible y competitivo del país si se erradica la corrupción que afecta, sobre todo, a los que menos tienen, a aquellos compatriotas que viven en zonas alejadas y que aún en pleno siglo XXI carecen de servicios básicos.

Una herramienta eficaz para garantizar que las localidades del Perú profundo, en especial de la Sierra y la Selva, salgan del abandono es la descentralización, protagonista del quinto eje de la Política General de Gobierno al 2021.

El desarrollo centralizado acentuó las diferencias territoriales y condenó a muchos pueblos del interior a una vida marginal y precaria. Por muchas décadas se tuvo la visión de que Lima es el Perú, y esto no hizo más que abrir profundas brechas.

La descentralización, en suma, es un proceso destinado a revertir esa situación y a eliminar los desequilibrios históricos. Es momento de trabajar por alcanzar el desarrollo armónico y homogéneo del país, en el que cada departamento asuma un papel protagónico, a partir de su potencial productivo, económico y cultural.

El Perú, país multicultural, demanda a sus autoridades igualdad de oportunidades y cerrar las brechas sociales cuanto antes. La Política General de Gobierno al 2021, cuyos alcances son de aplicación inmediata para todas las entidades públicas, sin duda, ayudará a alcanzar los objetivos nacionales.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, ha manifestado que se están dando pasos concretos para lograr los objetivos nacionales y ha asegurado que al sexto mes de su gestión se verán los primeros resultados.