Tipo de cambio:

Compra: 3.333

Venta: 3.336


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 20

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Cenas con moderación

Celebraciones de fin de año provocan molestias por excesiva ingesta.

Cerca de las festividades de fin de año la comida suele cobrar mayor protagonismo. “Los excesos alimentarios aumentan y traen consigo trastornos digestivos que pueden interrumpir las celebraciones”, explica Víctor Monge.

25/12/2018


Conoce las molestias

Reflujo y acidez. Se asocian al consumo excesivo de componentes ácidos e irritantes como los tucos, salsas de tomate, mostaza, ají y similares. Las gaseosas, el café, el chocolate y el licor también pueden inflamar la superficie interna del tubo digestivo y debilitar las válvulas que regulan el tránsito esófago gástrico. Se recomienda un antiespasmódico, que actúe en los músculos del intestino neutralizando los retortijones que producen tanto malestar.

Diarrea. Suele presentarse por el consumo de alimentos contaminados, por falta de higiene o no mantener la cadena de frío de ciertos artículos. Como sabemos, diciembre coincide con el inicio del verano en nuestro país y el incremento de la temperatura crea el ambiente propicio para el desarrollo de gérmenes que contaminan los alimentos.

Pueden asociarse con fiebre, dolor abdominal, náuseas y vómito. También a la deshidratación y pueden ser mejor llevados si se consumen sales de rehidratación oral, zinc y probióticos, más aún, cuando es necesario, si se ha iniciado un tratamiento con antibióticos prescritos por el médico.

Estreñimiento. Suele asociarse al alto consumo de carnes rojas, harinas, frituras, grasas y a la baja ingesta de frutas y verduras, típico de los platillos que se consumen en fiestas. Este tipo de alimentación condiciona un tránsito intestinal lento, con poca agua y la formación de heces duras de difícil evacuación.

Se recomienda dieta rica en fibra, consumo de líquidos y al uso eventual de laxantes de contacto u osmóticos, para superar las crisis de constipación.

Gases. Son componente importante de la mala digestión o dispepsia, generan distensión abdominal, sensación de llenura, incremento de ruidos intestinales e, incluso, contracciones bruscas e involuntarias del intestino.

Este problema es recurrente en personas que consumen altas cantidades de carbohidratos como menestra, pan, productos de pastelería con crema o alimentos altamente fermentables como la manzana, la col, la coliflor, el brócoli, el chocolate, entre otros. En caso de flatulencia, se debe evitar alimentos como la mostaza, los nabos y los frejoles, así como otros que contengan sorbitol o fructuosa.