Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

Cerati etéreo

Durante tres décadas, Gustavo Cerati fue uno de los músicos protagonistas del pop rock del hemisferio, desde su etapa como frontman de Soda Stereo hasta su interesante carrera como solista.

8/9/2019


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Los títulos de sus álbumes solían ser una sala de ensayos adyacente a su laboratorio sonoro. Eran frases que se le ocurrían y a las que les buscaba cierta utilidad personal. Bocanada. Siempre es hoy. Ahí vamos. Fuerza natural. 

Hay artistas que prefieren la categoría de momios: que nadie altere la perilla de su sonido. Porque así –creen– mantendrán su estatus musical hasta convertirse en polvo.

Gustavo Cerati (1959-2014) oteaba el mundo a 180 grados. Se autodefinía como músico de vanguardia. El guitarrista, cantante, compositor y productor argentino era un camaleón que en cada álbum cambiaba de “colores” musicales.

Su aspiración musical personal era que sus oyentes le dieran “una interpretación propia” a las canciones que les ofrecía. Retaba a sus seguidores.

Contra la nostalgia

En 1995, el trío Soda Stereo nos visitó para ofrecer un concierto en el campus de la Universidad de Lima. Trajo el álbum Sueño Stereo, en el que Cerati y Cía. metieron en la cabeza de sus seguidores un disco alucinógeno con loops, samplers, violines y guitarras.

Ocho años después, Cerati presentó al público peruano su tercer álbum en solitario, Siempre es hoy (2002). De las 17 canciones, el éxito se llamó ‘Cosas imposibles’.

El hombre que exploraba nuevos horizontes musicales respondía que lo de Soda Stereo era “una etapa pasada”. Que no le interesaba. “No soy una persona dominada por la nostalgia, miro el pasado a través de las fotos”, dijo. Pero el pasado siempre es hoy, Gus. Y Soda Stereo volvería a unirse en el 2007 para los nostálgicos.



Entonces –tal vez para enganchar con esos seguidores que en 1983 subieron al pedestal al Soda de ‘Te hacen falta vitaminas’ y en 1987 los aplaudió en el coliseo Amauta– se congraciaba y cantó cuatro de ese pasado en trío. Pero eran una versión. Cerati retaba a esos fans.

En 1993, aún en Soda Stereo, Cerati debutó como solista con el CD Amor amarillo. Parte del camino ya lo había anunciado cuando un año antes Soda editó Dynamo, considerado el álbum más incomprendido por su público, solo tuvo un hit, ‘Primavera 0’. Como escribió el crítico Giancarlo Stagnaro, se trató de una “fractura” entre el sonido inicial, de ska e influencia de The Cure para dar paso a otras influencias como el dream pop, la música electrónica y otras pepas sonoras.

Pero tras cada entrega, las críticas. Las más duras, decían que Gus plagiaba. Y él aclaraba, una cosa es tomar una melodía ajena y aducir que es propia y otra es “tomar elementos de otras canciones, como hago yo muchas veces, y ampliarlos y transformarlos en otra cosa”. Samplear, dijo, no es un crimen.

De Bocanada (1999) a Siempre es hoy (2003) significó una intensificación en sus intereses por la música electrónica en pro del rock. En los postreros noventa se sumó a artistas chilenos y dieron vida al grupo de música electrónica Plan V. Y a inicios de la década pasada, formó el trío de música electrónica techno rock Roken y Arma. Le llamaban entonces “música por computadora”.

Hacia 2006, editó Ahí vamos, álbum fresco, con ese sonido roquero y guitarrero desde el saque. Trabajó junto al guitarrista Richard Coleman. Curiosamente el hit fue una balada, ‘Crimen’. Volvió ese setiembre a Lima y Arequipa.

Tres años después, otro material interesante presentó a Cerati, Fuerza natural (2009), que él mismo definió como un disco más íntimo (ese año armó una colección de ropa junto con el diseñador Manuel Morales).

El hombre que rechazó la oferta de Andy Summers y Steward Copeland para reemplazar a Sting en The Police giraba por el continente con Fuerza natural cuando en mayo del 2010, tras un concierto en Caracas, sufrió un accidente cardiovascular del que nunca salió. Falleció cuatro años después. Curiosamente, en la edición de los Grammy Latinos de ese año su última obra logró dos premios.

Cifra

13 álbumes editó con soda stereo. como solista editó 5 álbumes de estudio y 1 en vivo.