Tipo de cambio:

Compra: 3.344

Venta: 3.347


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 23

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SU POESÍA ES UN PUENTE ENTRE DOS PAÍSES

César Vallejo, el poeta universal, regresa a Madrid hecho bronce

Escultura figurativa del peruano Miguel Baca Rossi se ubica en el Parque Oeste de Madrid, frente al Consulado General del Perú. Autoridades del país ibérico destacan que el vate peruano es muy querido por la intelectualidad española.

3/3/2019


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Enviado especial a Madrid

César ha vuelto a Madrid. Hecho poema. Hecho bronce. Bañado de eternidad. “Madrid al poeta César Vallejo” reza la placa del busto con el que la capital española saluda al poeta universal que nació en Santiago de Chuco y murió en París, un día con aguacero.  En la placa se puede leer desde este mediodía los versos del poema ‘Masa’, del poemario España aparta de mí este cáliz (1939), tan intrínsecamente relacionado con el país que ahora lo vuelve a acoger en bronce.

Se trata de una escultura figurativa del escultor peruano Miguel Baca Rossi, que ahora se ubica en el Parque Oeste de Madrid, frente al Consulado General del Perú.

“Conmueve saber que este poeta llamado César Vallejo fue recibido con mucho afecto por sus amigos españoles. Aquí en Madrid, Vallejo pasó largas temporadas. Aquí se reeditó su segundo poemario, Trilce, y consumió sus últimas energías describiendo unos desgarrados poemas sobre el drama que vivía por esos años el pueblo español. Por eso el Perú celebra y agradece la decisión del Ayuntamiento de Madrid de colocar un busto a un hombre cuya obra es considerada entre las cumbres de la poesía contemporánea”, recordó en la ceremonia el canciller del Perú, Néstor Popolizio.

“Ahora que Madrid recibe tantas manifestaciones de nuestra patria en el contexto de ARCOmadrid, es oportuno recordar que Vallejo hermana también a nuestros pueblos y enriquece la lengua española. Y nos alienta a pensar en el futuro que vamos a crear juntos peruanos y españoles para el desarrollo y el bienestar de nuestros pueblos”, dijo el canciller.

Poeta, presente

Dos de los poemas de Vallejo (1892-1938) se elevaron entre aplausos en las sendas del Parque del Oeste.

Uno de ellos fue “¡Cuídate, España, de tu propia España!”, que Montserrat Galcerán, concejala presidenta del distrito de Moncloa, leyó de una edición facsimilar del poemario España aparte de mí este cáliz (1939) que los soldados de la República llevaban mientras luchaban contra el fascismo.

El otro poema, ‘Masa’, del mismo libro, fue leído por el agregado cultural del Perú en España, Alonso Ruíz Rosas.

“César Vallejo es un poeta muy querido por la intelectualidad española. Visitó nuestra ciudad, Madrid, primero con una beca de estudios que le dio el gobierno para apoyarle en sus estudios universitarios, y, posteriormente, vinculado con la defensa de la República”, recordó Mauricio Valiente, tercer teniente alcalde de Madrid.

Resaltó que para la ciudad es un gusto inaugurar el busto de César Vallejo, “un poeta peruano universal; quien también es madrileño porque en esta ciudad vivió temporadas; compartió empeños literarios y el ambiente artístico en ebullición de los años veinte y treinta del siglo pasado con Rafael Alberti, María Teresa León, Pedro Salinas, Luis Cerduna, Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Antonio Machado, Gerardo Diego, y tantos otros”.

Ciudades hermanas

Mauricio Valiente recordó que uno de los amigos de Vallejo, Corpus Barga, por su lucha contra el fascismo se exilió por varios años en Lima, “donde se dedicó al periodismo y a la docencia en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos”. Con ese dato, el teniente alcalde saludó “a la ciudad hermanada de Lima”, y agradeció la acogida “fraterna” que prestó la capital peruana “a los refugiados y a quienes la visitan”. “Hoy, con esta escultura, volvemos a fundir la creación artística de Vallejo con uno de los escenarios en los que desarrolló su vida. Es un puente entre dos países, entre dos ciudades, Lima y Madrid, y una invitación a la lectura. Espero que la poesía de Vallejo nos siga hermanando para ir desapareciendo las fronteras y hacer que la cultura de la humanidad sea nuestra única patria”, finalizó.