Tipo de cambio:

Compra: 3.353

Venta: 3.354


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 21

de setiembre de 2019

Cinco años de cambios

La ley Universitaria ya cumplió cinco años de vigencia. Desde que fue promulgada el 9 de julio del 2014, se han realizado diversas reformas que actualmente están permitiendo que cerca de 900,000 universitarios disfruten de una educación superior de calidad.

19/7/2019


A la fecha, según el reporte de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), son 76 universidades las que han obtenido la licencia institucional que asegura que cumplen con las condiciones básicas establecidas en la Ley N° 30220, Ley Universitaria. Este proceso de licenciamiento en el Perú ha permitido que del 2015 a la fecha los docentes con grado de magíster de las universidades públicas y privadas pasen de representar el 30% a ocupar el 50% de la plana. En las universidades públicas se disminuyó la presencia de docentes sin posgrado de 51% a 23%.

También se ha frenado la oferta no autorizada. La Sunedu detectó desde el inicio de sus actividades 60 programas no autorizados en 17 universidades, 98 establecimientos no autorizados en 22 universidades y 11 falsas universidades, que no contaban con autorización para brindar servicio educativo.

Asimismo, la reforma universitaria no solo ha permitido duplicar la producción científica en las universidades, sino también la tasa de crecimiento anual en comparación con el quinquenio anterior (2009-2013), según Scopus, base de datos bibliográfica de resúmenes y citas de artículos de revistas científicas. De igual forma, no solo ha habido un incremento del gasto en investigación (entre el 2015 y el 2018 ha crecido en 57%), sino también una mejor capacidad de gasto.

Sin duda, la Ley Universitaria permitió al Ministerio de Educación recuperar su papel rector y asegurar la calidad de la educación de miles de estudiantes, para ello este sector ha invertido más de 1,000 millones de soles en las universidades públicas, en intervenciones que solo son posibles luego de la Ley N° 30220.

Tal como lo explicó el Minedu, esta inversión se divide en dos grandes rubros. El primero está relacionado con la mejora de las condiciones básicas de calidad con miras al licenciamiento, para lo cual se brindó una asistencia técnica continua para asegurar el óptimo uso de los recursos.

El segundo tiene que ver con los catedráticos mediante el incremento de sus remuneraciones, la asignación de plazas de docentes ordinarios y contratados, la implementación de la bonificación especial para el docente investigador, entre otras acciones.

El avance de la reforma universitaria permitirá dotar al país de un sistema de educación superior acorde a las necesidades estratégicas como son el fortalecimiento de la investigación e innovación, programas que respondan a las necesidades de sus entornos sociales, culturales y productivos, así como el fomento de la inclusión asegurando la calidad.

Han sido cinco años de arduo trabajo, tanto de las autoridades rectoras, como de la comunidad universitaria. Sin embargo, aún quedan retos por cumplir, pero podemos decir, sin caer en el triunfalismo, que la universidad peruana va rumbo a la excelencia.