Tipo de cambio:

Compra: 3.402

Venta: 3.404


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 3

de junio de 2020

PUEBLO VIEJO DE OMAS CIUDAD

Ciudad perdida

En los andes al sur de Lima se encuentra un conjunto de viviendas abandonadas que corresponde a los primeros años de la Conquista. También se halla cerca Uquira, huaca con grafitis de época colonial.

13/3/2020


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

En estas épocas, cerrando el verano, es común la queja de que nuestras ciudades se construyeron en las partes bajas de los valles, por lo que son vulnerables a huaicos. La explicación que se da es que se trata de un modelo urbano importado de España en los años de la Conquista.

Sin embargo, en los primeros años de la Colonia, esta costumbre no siempre fue acatada. Prueba de ello es el primer emplazamiento de Omas, conocido por los vecinos como Pueblo Viejo.

El arqueólogo Rommel Ángeles explicó al Diario Oficial El Peruano que esta es una antigua reducción indígena. En ella se empezaron a seguir algunos patrones culturales traídos de España, pero con algunas adaptaciones a las tradiciones ya presentes.

Por ello, vemos varias casas con hornacinas que recuerdan estilos arquitectónicos prehispánicos.



Resistente al tiempo

Este Pueblo Viejo, ubicado en la provincia de Yauyos y a un paso del actual Omas, está asentado en la parte alta de la ladera de un cerro.

Sorprende que a pesar del tiempo, esté aceptablemente conservado. Salvo los techos –con bastante probabilidad hechos de madera, material perecible–, la mayoría de las edificaciones muestra un aspecto cercano a su fisonomía original.

Ángeles indicó que este centro urbano se hizo como una medida de control social sobre la población local. El lugar elegido, fuera de las áreas de producción agrícolas, obedecía a una forma de pensar propia de tiempos prehispánicos.



La edificación mejor conservada es la iglesia, que era el centro de la actividad social de esta urbe. Estaba consagrada a San Jerónimo y fue una de las primeras que en esta zona difundió la fe católica.

Prueba de su importancia es que la construcción ocupa una mayor área. Un detalle que da el arqueólogo es que no obstante lo escarpado del terreno, se ha intentado seguir la forma.

Catequesis en la pared

En el valle de Omas hay una muestra más temprana de difusión de la religión cristiana. En el distrito de San Pedro de Coayllo, en la provincia de Cañete, más cerca de la costa que el antiguo Omas, se halla Uquira.

Esta huaca, llamada por algunos Palacio de Uquira, es un complejo que data de la época de los incas y que tuvo, al parecer, un uso administrativo.



Está a un lado de la carretera que conduce a las alturas de Yauyos, por lo que es de fácil acceso. También estaba en la ruta del Qhapaq Ñan.

Esta ubicación estratégica sirvió para los primeros españoles que se establecieron allí con ánimos evangelizadores. Antes de que dispusieran de iglesias o templos, tuvieron que ingeniárselas para enseñar la doctrina religiosa traída de Europa a una población que no hablaba ni leía en castellano.



La solución fue adoctrinar a la población local usando las paredes de Uquira. En ellas se aprecian numerosas inscripciones con motivos religiosos repetidas veces.

Por el estilo gráfico, Rommel Ángeles indica que deben ser del siglo XVI. Las paredes no fueron dañadas hasta hace algunas décadas.

Aguzando la vista se aprecian cruces, palabras y otras inscripciones con orientación religiosa. Por ejemplo, son numerosas las representaciones de pelícanos.

De acuerdo con la historia del arte sacro, dicha ave es una representación de Jesucristo por su manera particular de dar de comer a sus crías.

Junto con estos grafitis con siglos de antigüedad también se encuentran varias otras incisiones hechas por vándalos con poco aprecio hacia nuestro pasado.

Datos

2,000  personas se calcula habitaron Omas.