Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

Clases en las zonas rurales

“Es claro que la heterogeneidad del Perú, ya sea por aspectos geográficos o niveles socioeconómicos, dificulta un avance en el dictado remoto de clases debido a la escasa cobertura de internet”.

21/6/2020


La emergencia sanitaria por el coronavirus ha acelerado una serie de procesos en el país, especialmente en áreas que ya estaban preparándose a dar un salto tecnológico, como el llamado gobierno digital o la educación a distancia. Sin embargo, es claro que la heterogeneidad del Perú, ya sea por aspectos geográficos o niveles socioeconómicos, dificulta un avance mayor en el dictado remoto de clases debido a la escasa cobertura de internet en zonas selváticas y altoandinas, por ejemplo.

Visto ese escenario, el Ministerio de Educación (Minedu) ha dispuesto que 11,952 instituciones educativas de primaria y secundaria ubicadas en zonas rurales de 663 distritos con nulo o muy bajo nivel de contagio del covid-19 pueden comenzar, de manera excepcional, las clases presenciales a partir del 1º de julio.

Esta medida permitirá atender principalmente a los estudiantes de primaria y secundaria de las comunidades indígenas y amazónicas rurales, así como a los de la modalidad de educación intercultural bilingüe, las cuales tienen actualmente dificultades para recibir el servicio educativo mediante los canales de la estrategia ‘Aprendo en casa’.

Para proceder al dictado de clases presenciales, el Minedu ha establecido seis criterios. El primero se relaciona con que la institución educativa tenga un nivel de ruralidad 1 y 2: en el primer caso se ubican los centros poblados rurales con una población de hasta 500 habitantes y se localizan a más de dos horas de distancia de la capital provincial más cercana; y en el segundo caso, los que cuentan con más de 500 pobladores y demandan un tiempo de desplazamiento de hasta dos horas hacia la capital de provincia más próxima.

El segundo criterio adoptado por el Minedu es que el distrito tenga cero casos de covid-19, y a escala provincial debe registrar no más de 10 casos de infectados con el coronavirus.

A ello se suma el tercer factor: el personal docente debe vivir y/o guardar el confinamiento en la comunidad o centro poblado donde se ubica la institución educativa, además de pasar por un tamizaje con pruebas y así determinar su óptimo estado de salud para cumplir con su labor pedagógica.

El cuarto criterio es que el director del colegio solicite a la unidad de servicios educativos la apertura de actividades mediante un proceso de legitimidad confiable que cuente con el consentimiento y el acuerdo de los padres de familia, las organizaciones indígenas y la comunidad educativa.

El quinto factor se refiere a que el personal de la institución educativa disponga de los materiales de limpieza y otros señalados en el protocolo de retorno al servicio educativo presencial que elabora el Minedu.

Por último, el sexto criterio se refiere a que la institución educativa reúna las condiciones de salubridad y espacios adecuados para que se pueda cumplir la enseñanza presencial con el distanciamiento social necesario, y así garantizar un ambiente sano para los niños y niñas de los sectores rurales del país.