Tipo de cambio:

Compra: 3.390

Venta: 3.393


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 12

de diciembre de 2019

PINTURA BOLIVIANA

Colores de altura

El artista potosino ha obtenido premios como los galardones Francisco Goya y Galileo Galilei.

11/8/2019


Luz María Crevoisier

Periodista




El pintor y también escritor recaló anteriormente en nuestra ciudad para exponer y reunirse con sus amigos Fernando de Szyszlo y Víctor Delfín. Además, como le atraen las culturas precolombinas, encontró en nuestro territorio un bagaje muy rico para sus investigaciones.

Sin embargo, en esta ocasión tuvo un nuevo motivo: la exhibición que se realiza en el contexto del 194° aniversario de la Independencia de Bolivia. Esta muestra es auspiciada por la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia y se realiza en la sede del Colegio de Ingenieros (avenida Arequipa 4947, Miraflores) hasta fines de mes.

El Diario Oficial El Peruano conversó con este señor que dice no amoldarse a las exigencias del sistema (el artista las denomina “trampas”) para tener una vida propia sin limitaciones ni restricciones.

Nace una pasión

“Desde que tengo uso de razón empecé a dibujar. Esta pasión nació en mí, porque en el colegio de Cochabamba donde estudié llevamos un curso muy intenso de Teoría Estética y, más tarde, en la adolescencia me interesé mucho por la Metafísica, tratando de descubrir los porqué de nuestra existencia”, relató

Orlando Arias recuerda que de niño le gustaba sentarse en los peldaños de las escaleras, allá en su casa natal de Potosí, abstrayéndose con pensamientos que lo transportaban a otros espacios, hasta que su madre lo sacaba de su ensimismamiento.

“Aún me gusta imaginarme la nada para lograr lo espiritual, porque solo cuando nos introducimos en la mente logramos llegar al vacío. Por esta forma de ser, mis padres creyeron que iba a ser científico”, agrega con una sonrisa.

Arias manifiesta que su obra pictórica la inició a los 21 años (nació en 1954), pero antes lo atrajo la poesía. La primera muestra fue en Oruro en 1978. El título de su actual exposición es Teúrgia Andina, en homenaje a los dioses autóctonos.

Aprendiendo solo

El artista es autodidacta en la pintura. Estudió la carrera de Ingeniería Civil, pero solamente la ejerció por un año. Posteriormente llevó cursos de Economía en la Universidad Técnica de Oruro, para abandonar ambas especialidades y dedicarse de lleno a los pinceles.

“No me gustan los horarios rígidos porque no permiten desplazarme con libertad” confiesa.

Su obra plástica lleva nombres con contenido propio. Por ejemplo, su muestra Homo Evolutes que sentencia la automatización del hombre moderno que se ha vuelto esclavo de la tecnología.

“Está alienado y solo responde a modelos impuestos por la propaganda que lo impele a consumir sin tener conciencia de ello”, sentencia.