Tipo de cambio:

Compra: 3.517

Venta: 3.524


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 10

de julio de 2020

Comer sanamente

Conoce el por qué de los trastornos alimentarios.

3/3/2020


En la actualidad, cada vez más personas presentan hábitos perjudiciales o anormales a  la hora de alimentarse. Este tipo de conductas pueden resultar muy perjudiciales para la salud, las emociones y las relaciones personales. En términos médicos, estos problemas reciben el nombre de trastornos de la conducta alimentaria. 

“Estos hábitos, a menudo, dan como resultado importantes comorbilidades médicas y psiquiátricas, y se asocian a la reducción de la calidad de vida y la esperanza de vida”, explica Michael Kabar, director del Instituto de Neuroestimulación de Lima.

Tipos de trastornos

Entre los que se conocen se encuentra, por ejemplo, la anorexia nerviosa, “que se asocia con desequilibrios metabólicos, endocrinos y electrolíticos. Hay un riesgo alto de mortalidad por suicidio o complicaciones médicas”, sostiene Kabar.

También se encuentra la bulimia nerviosa, caraterizada por la presencia de episodios recurrentes de ingesta de alimentos de manera descontrolada y comportamientos compensatorios purgativos, y otro trastorno muy común es la llamada alimentación compulsiva. “Aquí la prevalencia en el transcurso de la vida es mayor en la población con sobrepeso y con obesidad. Muchas de estas personas buscan ayuda en programas de pérdida de peso y tiende a ser un trastorno crónico”, explicó.

Diferentes psicoterapias y medicamentos se han utilizado como elementos claves para tratar estas patologías. Sin embargo, los resultados del tratamiento continúan siendo modestos.

Recientemente, diversos estudios y la amplia experiencia con esta tecnología han comprobado el éxito de la estimulación magnética transcraneal, un dispositivo que genera impulsos magnéticos, a fin de estimular diversas áreas del cerebro. Esta estimulación produce cambios electromagnéticos, que a su vez ponen en marcha cambios favorables.

“En el Perú se usa esta tecnología desde el 2010. La ventaja es que obvia los inconvenientes producidos por los efectos colaterales de los psicofármacos y otros tratamientos. Es una tecnología no invasiva, no usa anestesia ni produce convulsiones”, indica Kabar.