Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Coronavirus: mejore sus lazos con amigos y familiares en tiempos de la cuarentena

El nuevo apapacho es virtual, con likes, llamadas o videollamadas. Agéndese un tiempo para comunicarse con parientes y amigos.

19/4/2020


¿Cómo podemos mantener a distancia las relaciones con familiares, parientes, amigos y novios en tiempos del aislamiento social obligatorio? “Los tiempos del coronavirus son una oportunidad para sorprender a los que queremos, y siempre con mensajes positivos”, explica la psicóloga Doris Vila, de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL). 

La especialista en desarrollo personal comenta que, a diferencia de quienes vivieron en el medioevo, esta pandemia sucede en el siglo XXI cuando la tecnología permite, a quienes no tienen “el privilegio” de tener en casa a personas queridas, realizar llamadas, videollamadas o usar las redes sociales y dar un like a sus publicaciones, para que sepan que los tenemos presentes.  

El nuevo apapacho
“Ahora tenemos la oportunidad de hacernos una rutina y dedicar parte de nuestro tiempo en cuarentena a comunicarnos con las personas que queremos. Haga una libreta y llame uno a uno a sus familiares, parientes y amigos”, sugiere la doctora. 

Recuerda que lo que uno escriba en las redes sociales deben de ser mensajes hechos con cariño y muy positivos. “Antes teníamos los apapachos, pero ahora enviemos mensajes positivos y besos virtuales. La gente que queremos debe de sentir que están presentes en nuestras vidas”. 

Sorprenda a sus seres queridos
La especialista de la USIL mira el asunto de la cuarentena desde otro ángulo: podemos aprovechar esta difícil coyuntura para acercarnos a compañeros de trabajo, amigos de la infancia o adolescencia. 

“Haga una llamada por el cumpleaños de esa persona; sorprenda con una videollamada por Skipe, Zoom, Whatsapp, etcétera. Ellos deben de saber que están vigentes en nuestros corazones. ‘¡Ha llegado el coronavirus, para que me llames!’, dicen algunos; pues que sea así. Si extraña el café con el amigo, ahora la charla del café es vía on-line. Encuentre el tiempo para relacionarse virtualmente”, explica.   


El retorno del romanticismo
Otro tema que ha cambiado por el confinamiento social obligatorio es el enamoramiento. Como dice la psicóloga, tal vez sea el momento del resurgimiento de la comunicación epistolar, las famosas cartitas de amor, una forma del romanticismo que parecía caduca. 
 
“El enamorado quiere su chape. Pero no se puede por el confinamiento. Pero recordemos que antes de la inmediatez del encuentro y del teléfono celular, el enamorado tenía otras formas ingeniosas de vincularse con su pareja. Con la distancia social va a volver el romanticismo, surgirán de nuevo los poemas, las cartas escritas a mano... va a aflorar la creatividad del ser humano. El amor romántico continuará en el futuro pero se irá al encuentro con guantes, mascarilla y previa desinfección”, augura. 

Sin miedos a la tristeza
La doctora Vila recuerda que también podemos demostrar tristeza. Es lo que deben de hacer, por ejemplo, los padres que por diferentes motivos no viven con sus hijos menores. Deben de llamarlos y decirles que están tristes, que los extrañan, que quieren verlos. A la vez, deben de explicarles que, justo porque los quieren, no pueden exponerlos a un contagio con el covid-19. 

Sin embargo, aclara que la tristeza es distinta a la depresión. “La tristeza es una emoción normal, igual que el miedo a aquello que uno no tiene los recursos para responder”, recuerda. 

El trasfondo afectivo
¿Pero, por qué se da esta necesidad de comunicarnos con otros fuera de casa? La especialista de la USIL recuerda que más allá de la comida y la vestimenta, el hombre tiene necesidades afectivas y sociales; las satisfacen los niños al jugar y comunicarse con sus amigos; los adolescentes con sus patas del barrio; los enamorados y novios con sus parejas; los hijos con sus padres. “Son vínculos que confirman nuestra situación social y la necesidad de afecto del ser humano”, finaliza.