Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Coronavirus: San Marcos solicita a operadores telefónicos internet gratuito para universitarios

Rector sanmarquino Orestes Cachay pide a empresas facilidades para 25% de sus alumnos, quienes no cuentan con conectividad a la red de redes. La UNMSM cumple 469 años de fundación y tiene desafíos tecnológicos al reiniciar sus clases de pregrado el 1 de junio. En octubre sería el nuevo proceso de admisión.

8/5/2020


José Vadillo Vila

 
El martes 12 de mayo, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) cumplirá 469 años de vida institucional y, tres semanas después, el 1 de junio, reiniciará sus clases de pregrado en sus 66 especialidades, esta vez de manera remota. 

Un aniversario distinto para los alumnos y docentes, en medio de una crisis sanitaria y las medidas de aislamiento social obligatorio. “En San Marcos estamos viviendo un cambio abrupto, de pasar de una educación presencial a una no presencial. Esto es histórico para nuestra casa de estudios, estar en una pandemia única que afecta mucho al país”, comenta a El Peruano el doctor Orestes Cachay Boza, rector de la UNMSM. 


-San Marcos es noticia por distintos proyectos para hacer frente al coronavirus. ¿Hay un presupuesto especial para la investigación científica dirigida al covid-19?
-Tenemos recursos ordinarios de cuatro millones de soles que, por 10 años, nos otorga el Gobierno. Hemos inyectado recursos directos por 20 millones de soles como inversión de la universidad en investigación. Este año, por el covid-19, hemos habilitado del Plan de Uso de Recursos (PUR), 4’600,000 soles para investigación. San Marcos ha habilitado más de 460 grupos de investigadores, lo que nos ha dado resultados: en esta pandemia ellos han salido al frente, con proyectos de mascarillas, protocolos [la universidad fue la primera en presentar protocolos general y preventivo frente a la pandemia]. Hemos respondido a la altura frente al reto con actividades multidisciplinarias y nos hemos reunido con investigadores de diversas universidades. Además, hemos concursado con proyectos en Concytec e Innóvate Perú. Solo en el tema de las mascarillas, San Marcos presentó más de 40 proyectos. Muchos han sido favorecidos y el dinero del PUR nos permitirá poner en marcha los otros proyectos de físicos y biólogos.  


-Hablemos de los desafíos tecnológicos. En Medicina ya se han dado las primeras sustentaciones virtuales de tesis, ¿este tipo de mecanismo lo adaptarán en breve las demás facultades?
-Ya los cambios tecnológicos se han dado en San Marcos. En el 2017, iniciamos el proyecto de “cero papeles” y, casi al final de este proceso, nos tomó la pandemia. Lo que hemos hecho es visualizar el camino y darle todo el apoyo a los grados y títulos virtuales. Surgió de la necesidad urgente de la facultad de Medicina: no podíamos obstruir la labor de los médicos, justamente en estos momentos que el país está muy necesitado de estos profesionales. En ese sentido, San Marcos ha concluido esa primera etapa del proyecto y lo hará extensivo a todas las facultades y las 66 escuelas de pregrado, las maestrías y doctorados. 


-¿Y en las labores administrativas, cómo se asume el reto de lo digital?
-En la parte administrativa hemos desarrollado un proyecto de virtualización, el portal Quipucamayoq, que muchos problemas nos trajo en el 2019, pero durante la pandemia es nuestro soporte virtual para poder realizar los pagos, las transferencias, los trámites. Sin este portal, no hubiéramos podido seguir caminando como la Decana de América. La pandemia del coronavirus ha hecho que San Marcos y el país cambie; lo que hacíamos antes del 15 de marzo del 2020 ya no se volverá a repetir, ha cambiado totalmente y cuando nos reintegremos a la universidad, habremos dado un giro de 360 grados: el futuro dependerá de los cambios que se están dando en este momento. Y este es uno de ellos. 

-¿Cuánto afecta la pandemia al cuerpo de docentes sanmarquinos? Ya hay fallecidos por el covid-19. 
-San Marcos tiene tres mil docentes, de los cuales 947 son mayores de 60 años de edad. Son los más vulnerables porque sufren de diabetes, de presión alta u otra enfermedad propicia para el contagio de la enfermedad. Ya hemos tenido la pérdida de tres profesores además de médicos formados en nuestra casa de estudios, que han fallecido por el covid-19. La labor del docente ha cambiado, pasamos de una forma presencial, hasta el 2019, a una etapa no presencial. Y las universidades nacionales tienen que tener la capacidad para dar respuesta a este gran reto. 


-¿Para dar respuesta a este reto, se ha cambiado la currícula?
-La universidad tiene más de 40 mil alumnos en pregrado y 66 escuelas. Hemos tenido que cambiar los sílabos, de clases presenciales a no presenciales. La oferta ha variado. Saldremos a la actividad académica el 1 de junio, con cambios que respondan a lo que la Sunedu nos exige: la calidad académica, que es el objetivo de la universidad, garantizando los contenidos académicos, y para ello es vital la concurrencia de los docentes. Los hemos capacitado en el uso de las herramientas tecnológicas, porque una cosa es subir contenidos al aula virtual y otra es romper paradigmas donde hoy el profesor debe salir a dictar teletalleres, videoconferencias. Desde ese punto de vista, San Marcos debe asegurar el desarrollo de las plataformas y la metodología que permita la accesibilidad del servicio educativo hacia los estudiantes. 

-El 1 de junio empieza el semestre académico virtual, San Marcos tiene muchos alumnos de escasos recursos económicos, ¿cómo responderá al desafío de llevarles clases a quienes no tienen acceso a internet? 
-Estamos muy preocupados por la conectividad. Desde el Comité para la Reactivación Económico del País, que integro, pedimos al Gobierno que, en esta Fase 1 de la reactivación, se dé impulso a la conectividad. Hay lugares del país que no cuentan con internet o su conexión es de muy baja calidad. Alrededor del 25% de los estudiantes de San Marcos no tienen accesibilidad a la conectividad. El Estado está buscando cómo solucionar este tema. Ya se emitió el Decreto Legislativo 1465, que permite a las universidades hacer uso de 31 millones de soles para estos fines. Pero son fondos escasos, a San Marcos le corresponde 2’014,000 soles, de los cuales se van en internet se van 1’300,000. Nos queda 714 mil soles con lo que es imposible comprar una tablet a cada estudiante. Entonces estamos buscando la conectividad; analizamos, por ejemplo, en darles chips, de 10 o 20 gigas, a este grupo de estudiantes. Para ello, el DL nos pide identificar a quienes realmente lo necesitan, porque todo esto va a ser fiscalizado por la Contraloría General de la República. Las asistentas sociales de las escuelas están haciendo el análisis minucioso, con información bastante confidencial de los alumnos. Este dinero va a ser insuficiente para los 8,000 alumnos sanmarquinos que, según los cálculos, no tienen conectividad. Por ello, hacemos un llamado a las operadoras telefónicas del país para que se apoyen a los universitarios dándoles un internet gratuito. Ello se podría controlar a través de los correos institucionales de las universidades, para que sean los beneficiarios los alumnos que realmente lo requieran. Es una forma en que estas empresas ayuden al futuro del país.


-Finalmente, con respecto al proceso de admisión 2020, ¿ya hay fecha o se postergarán indefinidamente?
-El examen de admisión a San Marcos de los días 13 y 14 de marzo, que se ha suspendido, vamos a retomarlo en un momento cuando la pandemia sea menor. Estimo que entre setiembre y octubre, cuando, con el cumplimiento de los protocolos que se den, se hará efectivo el examen.