Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

REFLEXIONESEL DIARIO OFICIAL EL PERUANO NO SE SOLIDARIZA NECESARIAMENTE CON LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTA SECCIÓN. LOS ARTÍCULOS FIRMADOS SON RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES.

Covid-19, cambio climático y violencia a la mujer

La violencia hacia la mujer deja ver la agresividad y comportamiento abusivo que hay en las células de nuestra sociedad, que son las familias. La mayoría de los casos de feminicidio ha sido a manos de la pareja o de un familiar cercano.

21/3/2020


Catalina PinedaCoach y Directora de Con Siente Mente

Catalina Pineda

Coach y Directora de Con Siente Mente

Pensamos que si pasa en nuestra familia y nadie más se entera, será como si no pasara. Pero no es así. Esa forma de comportarnos en casa también se refleja en la sociedad y en cómo afrontamos diferentes situaciones.

Si a alguien le queda duda sobre el brutal impacto que puede tener un virus, que vea la velocidad y agresividad con la que se multiplica el número de personas infectadas alrededor del mundo con el coronavirus.

¿Por qué se ha transmitido tan rápido? Por la imprudencia, por la falta de respeto hacia el más vulnerable, por el poco cuidado personal, por la poca consideración al otro, por no tomárselo con seriedad, por no aceptar que la vida debe llevarse de una manera diferente de la que estamos acostumbrados, por pensar que es algo pequeño. ¿Será lo mismo que pensamos al interior de nuestros hogares respecto de la violencia?

Probablemente alguna vez hayamos escuchado que todos estamos conectados; sin embargo, esta vez estamos viviendo en carne propia lo que significa que lo que afecta a una persona en el mundo nos afecta a todos.

Es increíble que la solución al coronavirus esté relacionada con la voluntad y conciencia de lavarnos las manos y quedarnos en casa para no ser contagiados ni contagiar a otros.

Lamentablemente, el agua es un recurso importante que no todas las personas poseemos; lo más delicado es que si el otro no tiene agua para mantenerse limpio y se contagia, te puede contagiar también. De esta manera, el coronavirus nos pone entre el egoísmo y la solidaridad.

Todos sabemos que sin agua no podemos vivir, aún así, abusamos de este recurso desperdiciándolo en procesos químicos industriales y también en nuestros hogares, cuando dejamos que el agua corra hasta que esté calientita, contaminamos los ríos y las playas. ¿Cuántas veces hemos visto una playa llena de basura que nosotros o alguien más deja, o hemos evitado entrar a un río o al mar por los desechos?

De la misma manera, me pregunto, ¿cuántos de nosotros hacemos algo para proteger el agua o tomamos responsablemente los recursos? En estos días, a la voz de quedarse en casa, ¿realmente hemos acatado la norma por conciencia? ¿Hemos apoyado al prójimo? ¿Hemos comprado lo necesario permitiendo que cada uno tenga lo que necesita?

Parece que el abuso estuviera en nuestras propias células. Exigimos, peleamos y entramos en conflicto, cuando en realidad la solución a todo está en el respeto, la solidaridad y la compasión entre nosotros.