Tipo de cambio:

Compra: 3.292

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DE CAZUELA

Cristobal Colón viajó en vano

No es un filme que acepte a ojos cerrados lo que sus interlocutores les explican. I

5/3/2019


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Entre la variada fauna de conspiranoicos ha surgido una especie que cuestiona uno de los saberes científicos más conocidos: los terraplanistas. Ellos proponen, como sugiere su nombre, que nuestro planeta no es ‘redondo’. Sobre ellos habla el documental Tan plana como un encefalograma. 


Ante un tema así, el recurso fácil es hacer escarnio de personajes tan excéntricos. Sin embargo, este largo toma una ruta más interesante. Opta por tratar de comprender qué impulsa a estas personas, en especial a una pareja de terraplanistas muy populares por su programa en Youtube.

No es un filme que acepte a ojos cerrados lo que sus interlocutores les explican. Incluso siguen a algunos activistas a realizar experimentos que demostrarían que la teoría de la Tierra plana es la correcta, pero que –oh, sorpresa– nunca dan el resultado esperado.

Además de los creyentes en esta teoría seudocientífica se entrevistan a verdaderos científicos y especialistas que refutan lo dicho por los otros y explican de donde surgen estas ideas. En especial, es interesante la conferencia de un joven físico que invoca a sus pares a no burlarse de estos colegas “frustrados” y el punto de vista de un psicólogo sobre estas ideas fuera de lo normal.

Es un caso muy distinto al de otro documental reciente, también disponible en Netflix, What the health. En este se da información valiosa sobre la relación entre la alimentación y la salud, en especial ciertas enfermedades. Sin embargo, hay solo un momento en que un especialista da la contra.