Tipo de cambio:

Compra: 3.365

Venta: 3.370


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 17

de octubre de 2019

Cuatro pautas para lograr vencer el miedo al fracaso

Todo resultado es susceptible de mejora. Desarrolle su capacidad de adaptación ante circunstancias adversas.

8/4/2019


Tener miedo al fracaso conlleva a un círculo vicioso bastante dañino porque lo primero que sucede es que nos detiene. Esa inacción nos acaba bajando la autoestima, explica Javier Benítez, coach y autor del libro Sé feliz, gratis. 

Refiere que las situaciones negativas hay que afrontarlas cuanto antes. Postergar una decisión para evitar el error tiene una grave consecuencia: estaremos dando un salto hacia adelante en el tiempo y no habremos aprendido nada, agrega el especialista.

Benítez brinda estas recomendaciones que le ayudarán a vencer el miedo al fracaso:

No afronte el error como una decepción. En realidad, es solo un resultado mejorable, pero nada más. Para un golfista profesional, un desvío de cuatro metros en un tiro hacia la bandera puede ser un error; mientras que, para un aficionado, dejar la pelota a cuatro metros de la bandera es un éxito. Por eso depende de cómo se mire, todo resultado es susceptible de mejora, pero no tiene que sufrir por ello.

Mire al fracaso como una oportunidad. Los errores forman parte del proceso de aprendizaje en cualquier aspecto de la vida, por eso no conviene evitarlos. Mírelo como una oportunidad, pero cuidado, no significa que sea una experiencia agradable. El fracaso tiene mucho que ver con el concepto de resiliencia, que es la capacidad de adaptación ante circunstancias adversas.

Hay que intentar todo lo que se pueda. Si llega un momento en el que estamos viendo que fracasaremos, es mejor retirarse a tiempo y aprender la lección. A esas alturas, la lección la aprenderemos igual y, además, evitaremos el golpe.

Nunca debemos buscar el éxito obcecándonos en que algo resulte solo para demostrar a los demás que estaban equivocados. Si lo hacemos encontraremos frustración, ya que el objetivo, lo veamos o no, estaría siendo alimentar nuestro ego y eso no conduce a ninguna parte.

Reconozca determinados errores como señales de alerta. Si, por ejemplo, en el intento de sacar adelante un negocio, un plan, una relación o cualquier otro asunto, permanentemente encuentra reveses, quizá es que deba tomar otro camino, por doloroso que le resulte asumir ese hecho.

Es posible que al principio no quiera cambiar sus planes porque le da miedo perder lo que tiene, pero después entenderá que era lo mejor que podía haber hecho.

El problema es que no nos detenemos a pensar qué está sucediendo y tampoco confiamos en que si dejamos lo que tenemos, será una gran liberación para que podamos encontrar otros caminos más fructíferos, puntualiza el especialista.

No busque el éxito solo para demostrar a otros que estaban equivocados. Ello le traerá frustración.