Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Cuidando nuestras emociones

Cómo afecta a las familias o a las parejas el aislamiento social debido a la emergencia sanitaria.

19/4/2020


La ansiedad y la depresión son algunos de los problemas que se pueden vivir a nivel de pareja o grupo familiar en estos tiempos de cuarentena. Según el psicólogo y psicoterapeuta Manuel Saravia, director del Instituto Guestalt de Lima, estas son las principales preocupaciones de salud mental que trae consigo el aislamiento social obligatorio. 

“El miedo, la confusión y el estrés generados por la situación que vivimos causan efectos negativos sobre la salud mental en cualquier miembro de la familia, pero también en las parejas. Recordemos, sin embargo, que fundamentalmente afecta de forma muy significativa a quienes sufren alguna enfermedad o trastorno mental”, explica el especialista.

“Situaciones como la que vivimos en personas ya diagnosticadas de ansiedad [mala gestión del miedo] y de depresión [mala gestión de la tristeza] agravan los síntomas con mayor facilidad y los sentimientos de soledad, incertidumbre o tristeza”, sostiene Saravia.

Seguir tratamiento

Es enfático en señalar que “aquellos pacientes que reciben tratamiento por alguna patología psiquiátrica deben “seguir las recomendaciones y tratamientos farmacológicos que les hayan prescrito sus médicos, al igual que los pacientes que están en terapia y necesitan apoyo para manejar sus emociones y alcanzar el bienestar emocional y psicológico”.

Señala que aunque cada persona reacciona de forma diferente a estas circunstancias, es importante recordar que los humanos somos seres sociales que necesitan y buscan el contacto con otros seres humanos y, además, toleran mal la incertidumbre. “La cuarentena supone una notable interferencia con la sociabilidad innata de las personas enfrentadas a un futuro incierto”, sostiene.

El especialista resaltó que la rutina de las personas ha cambiado de forma muy drástica de un momento a otro, como la costumbre de ir a trabajar o caminar libremente por la calle a una cuarentena domiciliaria. “A pesar que todas las medidas en esta emergencia sanitaria son correctas, las personas necesitan un apoyo para el control de sus emociones”, puntualizó.