Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Cumpliendo la promesa

24/2/2020


Germán Retana

Miembro del INCAE Business School




Antonio “el Turco” Mohamed viajaba por Alemania en una casa rodante con su hijo Faryd, de nueve años, y tres personas más. Seguían a la selección de Argentina en el Mundial de fútbol 2006. Un accidente automovilístico segó la vida de Faryd; pero antes, Mohamed hizo dos promesas a su  hijo: ascender al Huracán a la primera división de Argentina y hacer campeón a Los Rayados de Monterrey, en México.

En el 2007 le cumplió la primera promesa; el 29 de diciembre del 2019, la segunda. “Mi hijo nació en México, era fiel a la mascota del equipo y todas las fotos que tengo de él son con la mascota saliendo con el Monterrey”, declaró Mohamed en el 2015. En la agonía del niño, el sueño del hijo y la promesa del padre les unió espiritualmente. Las cicatrices en el alma se transformaron en enseñanzas de alto valor.

Fe. Durante los partidos finales, Mohamed no se separó de un rosario que le recordaba a su hijo. En el día de la gran final fue a la Basílica de Guadalupe y, en el instante en que Los Rayados sellaron su campeonato, se aferró al rosario y su llanto conmovió a todos. Creer en una fuerza superior para guiarle, dice mucho sobre la humildad de quienes así proceden.

Perseverancia. El Turco fue jugador del Monterrey (1998-2000). En dos oportunidades había fracasado el cumplimiento de la palabra dada. Pero en el 2019, apenas nueve días después de alcanzar el tercer lugar en el Mundial de Clubes en Qatar, jugando de visita en el Azteca contra el América y tras ir perdiendo 2 a 0, su equipo se aferró al sueño y él a la promesa hecha a su hijo.

Inspiración. “Sin embargo, al segundo tiempo, hizo que la ilusión de Faryd llegara a los jugadores. Fue desde algún lugar del cielo que Faryd conectó con ellos y los llevó a la victoria”, refiere una nota periodística mexicana.

Una vez más, cuando un anhelo superior une a las personas, estas multiplican su potencial.