Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.384


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 17

de febrero de 2020

AMOR POR EL PERÚ

Daniella Rosas aspira a triunfar en los Juegos de Tokio 2020

La surfista nacional sueña con colocar la bandera peruana en lo más alto.

25/1/2020


Cada vez que Daniella Rosas escucha el nombre del Perú o ve flamear la bandera, su corazón acelera más rápido. Su felicidad se convierte en duradera porque para ella representar los colores patrios es lo mejor que le puede pasar. No ve las horas de brillar con su tabla en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, cita a la que está clasificada tras ganar la medalla dorada en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Daniella acaba de cumplir 18 años, pero parece una persona de más edad. Habla y se comporta como una mujer de amplia experiencia, aquella que expone cuando ingresa al mar para enfrentarse a las temibles olas.

El 2020 será una temporada importante para la surfista nacional porque tendrá muchas competencias, que le permitirán sumar más rodaje. No se amilana y asume el reto de coronarse en cada una de ellas.

“Siento que nunca descanso, nunca quiero perder. La adrenalina, los nervios y las ansias me mantienen viva, tengo cabeza fría, pero siempre trato de aprender cosas nuevas”, manifiesta Rosas.

Se le hace imposible no hablar de su gran sueño de triunfar en los próximos juegos olímpicos que se desarrollarán en Tokio. Por ahora, es dueña del cupo y luchará por mantenerlo.

“Los Juegos Olímpicos son el sueño de todos los deportistas y me encanta saber que estoy a un paso de consolidar mi presencia. Contar con ese cupo es algo alucinante y, de todas maneras, se busca una plaza más para Perú. Daré todo para que se pueda cumplir mi objetivo”.

Busca ser la mejor

Rosas siempre tiene presente a Sofía Mulanovich, a quien reconoce como su ídolo. Analí Gómez no se queda atrás. Ambas son exponentes del surf en el Perú y jugaron un papel importante en el crecimiento de Daniella en la disciplina. En el presente, admira mucho la técnica que muestran Stephanie Gilmore (Australia) y Carissa Moore (Estados Unidos).

Mientras llega el momento de competir, la sonriente Daniella se sumerge en el mar para mejorar su técnica, con la consigna de entregar lo mejor de ella al Perú cuando le toque vestirse de rojo y blanco.

“Cargar una bandera es el sueño de cualquier deportista, poner tu bandera en todas partes del mundo ya es algo gigante. Amo representar a Perú, para mí siempre será un honor. Amo mi país por todo lo que tiene y todo lo que me ha dado”, culmina la deportista.