Tipo de cambio:

Compra: 3.272

Venta: 3.276


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 22

de julio de 2018

MUESTRA DE VERÓNICA PENAGOS

De sabor y color

Artista plástica se inspira en la salsa brava que difundiera en la década de 1970 el sello Fania para su primera muestra individual. También toma su motivación de la cultura de los barrios del Callao y de La Victoria.

14/1/2018


Luz María Crevoisier

Periodista

Aquella leyenda de la salsa, inmortalizada con el nombre de Fania All Stars por su creador, Johnny Pacheco; partió de las calles neoryoquinas para instalarse en los barrios del Callao y La Victoria. Esa magia sonora ha sido capturada por los pinceles de una artista.

La muestra Salsa, la pasión rítmica es el homenaje de colores vibrantes, cálidos y múltiples que la arquitecta limeña Verónica Penagos Gallart, una de las seguidoras más conspicuas del ritmo cubano-estadounidense, nos depara como obsequio para el nuevo año.

La rítmica exhibición, que estuvo a cargo de Roberto Crovetti, tiene como sede el Art Gallery del BTH Hotel, (avenida Guardia Civil 727, San Borja). Las visitas son de lunes a viernes hasta el 31 de enero.

Verónica Penagos Gallart (Lima, 1990) estudió arquitectura urbanística en la Pontificia Universidad Católica. Sin embargo, “a mitad de la carrera supe que debía dedicarme también al arte y así empecé a meterme en algunos cursos y talleres independientes”, manifiesta al Diario Oficial El Peruano.

Pero la salsa, con su saoco y dulzón de barrio, se le fue metiendo en los pinceles mientras asistía a aquellas emblemáticas capillas, como los martes de descarga en el Sargento de Barranco, el Cohiba de Miraflores, algunas discotecas de La Victoria y aquellos memorables conciertos en el Primer Puerto del Perú.

“Además de la salsa, me encantan otros géneros como el jazz y para esta muestra –su primera individual– hice un cuadro denominado ‘Almost blue’, que proyecta un ambiente de jazz en ‘roof top’ de una ciudad imaginaria, inspirada en Nueva York y Chicago”.

“En la universidad llevé un curso teórico denominado Salsa y Sociedad, con el profesor Jesús Cosamalón, con quien descubrí la otra cara de las letras de las canciones”. Este acercamiento la llevó a trajinar sobre los orígenes y desarrollo de la salsa y a ponerlos sobre la paleta.

Trayectoria

“Antes de exponer esta individual, en el 2016 hice la instalación Retícula, junto a mis amigas de la universidad y también artistas, Gabriela Aquije y Luciana Graña”, cuenta Penagos.

“Mis técnicas son variadas: pintura acrílica, tinta china, tizas de colores, estilógrafos y collages digitales. Tengo dos años pintando en acrílico y tintas, pero como arquitecta siempre dibujé con el estilógrafo”.

Inspiración musical

Verónica Penagos nos cuenta que para bosquejar un nuevo cuadro, analiza los de los grandes pintores. Cuando pintó ‘Fuego en el 23’, revisó la obra de Picasso y el resultado fue este que nos recuerda al Guernica.

En otra, descubrimos casi en difuso la imagen del poeta Lucho Hernández que, al parecer, nada tuvo que ver con la salsa. Sin embargo, la creadora nos recuerda que “tiene frases muy inspiradoras”. Pone como ejemplos aquellos versos del poema ‘A un suicida en una piscina’ que dicen: “Volverás a amarte cuando escuches/ diez trombones / con su añil claridad”.

Verónica es desafiante. De ahí que no teme declarar su debilidad por el sentimiento chalaco: “ Algunos de mis dibujos se sitúan en el Callao, pues es un barrio salsero, con calles antiguas que atraen y murales que homenajean a los íconos de la salsa como Héctor Lavoe, Frankie Ruiz, Tito Gómez y Celia Cruz”.