Tipo de cambio:

Compra: 3.265

Venta: 3.272


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 18

de julio de 2018

Del Perú para el mundo

La presencia del Perú en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) será protagónica y trascendental para nuestro país en este período anual. Ya no cabe duda del rasgo propio que la nación peruana se ha labrado gracias a su conducción responsable, sus propuestas de integración, su agenda de promoción de la paz, sus acciones de protección al medioambiente y la conservación del entorno natural.

5/1/2018


En este período, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, el Perú promoverá la implementación del nuevo enfoque de “paz sostenible” para responder con mayor coherencia a nuevos y cambiantes desafíos globales en materia de paz y seguridad. Ello implicará atender las causas profundas de los conflictos antes, durante y después de su ocurrencia, con políticas favorables al desarrollo y a una mayor participación de mujeres y jóvenes.

De igual manera, priorizará la protección de civiles y grupos vulnerables como niños, mujeres, minorías étnicas, migrantes y refugiados en los distintos conflictos y crisis humanitarias; incrementará su participación en las operaciones de paz de la ONU, con las que contribuye desde 1958, y las dotará de los recursos y medios necesarios dirigidos a permitir una mayor eficiencia en el terreno.

Si bien el Perú ya ha sido miembro no permanente del Consejo de Seguridad en cuatro ocasiones, la primera entre 1955 y 1956 y la más reciente entre el 2006 y el 2007, en esta oportunidad asumirá también la presidencia del Comité contra el Terrorismo y el grupo de trabajo sobre Tribunales Internacionales. Es particularmente destacable su designación para conducir el comité, uno de los principales órganos subsidiarios del Consejo, porque recoge la experiencia y compromiso del país en materia de lucha contra la violencia terrorista.

Al margen de la posición individual del Perú en el Consejo de Seguridad, no debemos soslayar que las Naciones Unidas es una instancia de la más alta importancia, además de ser la plataforma de mayor envergadura, en la que se toman decisiones trascendentales para la comunidad internacional, y la tribuna donde un gobierno puede dirigirse directamente al conjunto de naciones de todo el orbe. Y si el Perú ha ganado un sitial en el Consejo de Seguridad con la votación de la Asamblea General, es un tácito reconocimiento a que ha dado pasos interesantes en la búsqueda de consensos y ha consolidado una imagen de país democrático.

No es la primera vez que el Perú perfila su imagen y toma iniciativas que favorecen a la comunidad internacional. Por ejemplo, su participación en el anterior período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas no pasó desapercibida por las dos propuestas que formuló en ese momento: establecer una alianza global para lograr un mundo sin pobreza, inclusivo y sostenible, y también una coalición que luche por preservar el planeta ante los riesgos del cambio climático. Esto revela que tiene su espacio para la elaboración de propuestas y confirma su talante solidario con los demás naciones.