Tipo de cambio:

Compra: 3.335

Venta: 3.337


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 23

de enero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

RESEÑA

Desafíos legales

El objetivo de Juristas con Futuro, institución que reúne a letrados en ejercicio, es fomentar un debate colectivo abierto, especializado e inclusivo, donde todos los participantes puedan analizar una relevante cuestión legal concreta relacionada con el mundo de las nuevas tecnologías especificadas, como en el libro La prueba electrónica.

5/11/2016


Ricardo Oliva León Abogado Especialista en Derecho Tecnológico

En los tiempos actuales, es cada vez más común que la información que circula por internet resulte esencial para probar la vulneración de un derecho fundamental (intimidad, honor, imagen, secreto de las comunicaciones), el uso ilegítimo de la propiedad intelectual (fotos, textos, videos), la comisión de un delito en la red (amenazas, revelación de secretos, intrusismo informático, estafas, injurias, calumnias), el tratamiento no autorizado de datos personales, el incumplimiento de un contrato (transacciones celebradas a distancia), etcétera.

De este modo, la sociedad de la información nos plantea un gran reto: la oportunidad de conocer herramientas tecnológicas útiles y fiables, y la necesidad de identificar una categoría de profesionales especializados que nos ayuden a demostrar que la información que hemos extraído de la red es fidedigna. Esto implica descartar cualquier manipulación en el contenido de dicha información, es decir, estar en aptitud de acreditar la autenticidad de la misma frente a una autoridad, comúnmente, los tribunales de justicia.

En el argot del derecho digital, a este nuevo medio probatorio se le conoce como prueba electrónica. Desde la perspectiva de los abogados esta prueba nos impone un triple desafío: 1. Resulta indispensable saber cómo recogerla, trasladarla y custodiarla debidamente, a fin de garantizar su autenticidad, inalterabilidad e indemnidad y, a la larga, su validez y eficacia procesal; 2. Es necesario saber cómo afrontar la incorporación de la prueba electrónica al proceso judicial, independientemente de si nos encontramos en el orden jurisdiccional civil, penal, contencioso administrativo o social; 3. Es recomendable saber cómo reaccionar cuando la parte contraria nos pone una prueba electrónica que puede perjudicar los intereses de nuestro cliente.

Desde la perspectiva de los jueces y magistrados, la prueba electrónica exige conocer las diversas formas en que se manifiestan los medios probatorios de carácter electrónico y especialmente comprender cómo funcionan los mecanismos que permiten asegurar que los datos recogidos en tales medios probatorios no han sido modificados indebidamente por las partes con el fin de alterar la realidad para obtener una sentencia favorable a sus intereses. La ciencia nos provee hoy en día herramientas tecnológicas destinadas a garantizar el origen y la integridad de los datos incorporados en un documento electrónico.