Tipo de cambio:

Compra: 3.409

Venta: 3.412


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 27

de febrero de 2020

Diálogo y gobernabilidad

“Los peruanos esperamos que este proceso se desenvuelva en el clima de distensión y respeto mutuo que debe existir en el debate político referente a los problemas que interesan a todos por igual”.

2/2/2020


La opinión pública, las fuerzas productivas, las autoridades regionales y gobiernos locales centran sus expectativas en el diálogo convocado por el Poder Ejecutivo con los partidos democráticos que tendrán representación en el próximo Parlamento según el resultado de las Elecciones Congresales Extraordinarias.

En la primera ronda de conversaciones que empezará mañana, el presidente Martín Vizcarra recibirá a los representantes de cuatro organizaciones políticas para establecer los puntos de concordancia entre el Ejecutivo y el nuevo Poder Legislativo, y así llevar adelante una agenda nacional que fortalezca la institucionalidad, el desarrollo y la gobernabilidad del Perú.

El interés que suscitan estas rondas de diálogo e intercambio de ideas radica en que existen temas concretos que constituyen objetivos nacionales, comunes a todos los peruanos, por lo que se espera arribar a consensos determinados que allanarán el camino hacia el progreso y consolidarán la democracia y el Estado de derecho que rigen a nuestra sociedad.

Es cierto que el período de trabajo para ambos poderes del Estado hasta julio del 2021 puede resultar breve, pero importa la vocación de diálogo que ya han manifestado tanto el Jefe del Estado como los virtuales congresistas que han recibido la votación mayoritaria del electorado. Ese es un buen indicio porque el consenso deberá ser el principal componente que resulte de esas conversaciones para que la agenda nacional sea sustancial y concisa.

Tal como quedó en evidencia en los debates electorales, los puntos de mayor interés se centran en la seguridad ciudadana, el estímulo a las inversiones, el impulso al crecimiento y la continuación de reformas. Se trata de vigas maestras que soportan la política de expansión económica con generación de trabajo e inclusión social, la cual requiere de un clima de paz social, unidad nacional y acuerdos democráticos.

Los sondeos de opinión revelan que la lucha contra la delincuencia común y el crimen organizado es uno de los mayores problemas que confrontamos los peruanos, por lo que su éxito demanda la participación de todos los sectores e instituciones.

Con respecto al crecimiento económico y las inversiones, con inclusión social, se requiere igualmente de la unión de la ciudadanía y del concurso de las fuerzas políticas para impulsar acciones de corto y largo plazos que comprometen el futuro de la nación, que va más allá de un período de gobierno.

Por último, las grandes reformas que ya se encuentran en marcha tienen como fin la modernización del Estado para que el aparato público brinde servicios oportunos y de calidad a los ciudadanos, como es el caso de la educación, la salud, el servicio civil, entre otros.

Los peruanos esperamos que este proceso democrático se desenvuelva en el clima de distensión y respeto mutuo que debe existir en el debate político referente a los problemas que interesan a todos por igual.