Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Días claves para el país

Con el comienzo hoy del período extendido de la emergencia nacional decretada por el Gobierno para frenar la expansión del nuevo coronavirus, es pertinente que cada uno de los peruanos reflexione si su conducta está contribuyendo a lograr esa anhelada meta.

11/5/2020


Esa reflexión también es necesaria, ya que cada miembro de la población está llamado a poner su grano de arena en la cruzada por salvaguardar la salud y la vida de todos.

Si bien es cierto que el Gobierno es la máxima autoridad responsable de decidir qué medidas deben ejecutarse para contener la infección, estas no tendrán el efecto esperado si la gente las desatiende de forma irresponsable, especialmente las referidas al distanciamiento social y el aislamiento obligatorio.

Solo basta salir a las calles para comprobar, por ejemplo, que la cuarentena no está siendo respetada por un sector de ciudadanos que actúa de forma inconsciente y poco solidaria con el prójimo, al exponerse al contagio y a convertirse en un nuevo vector de transmisión del virus.

La cuarentena ha salvado muchas vidas hasta el momento. Así lo subrayan especialistas en la materia, los que coinciden en que, de no haberse dictado con prontitud, la capacidad de respuesta de nuestros hospitales públicos hubiera sido rebasada en solo dos semanas tras iniciada la emergencia nacional.

Y ha salvado vidas porque ha permitido al Gobierno ganar invalorable tiempo, a fin de dotar a nuestro sistema de salud de las herramientas necesarias para afrontar una pandemia tan grave como la causada por el nuevo coronavirus.

Es así que el Ejecutivo aumentó en estas semanas el número de camas destinadas a los infectados con el letal patógeno. Al inicio de la emergencia había en el país alrededor de 100 camas en las unidades de cuidados intensivos. Al 8 de mayo se amplió ese número a 939, de las cuales al menos 127 están disponibles.

Del mismo modo, se ganó tiempo para habilitar más de 900 camas para infectados en la Villa Panamericana de Villa El Salvador, implementar un hospital de campaña y el nuevo Hospital de Ate destinados a los enfermos del covid-19, así como adquirir un importante lote de respiradores mecánicos, cuyas primeras 31 unidades arribaron al país la semana pasada.

A pesar del valioso tiempo ganado y de los heroicos esfuerzos del personal de salud, nuestros servicios sanitarios están llegando al límite de sus capacidades y ello tiene su origen, entre otras causas, a que el número de contagiados continúa aumentando día a día.

Por tanto, resulta indispensable que todos los peruanos tomemos conciencia de este riesgo y acatemos la orden de aislamiento social obligatorio, pues ha demostrado que significa una medida eficiente para detener los contagios cuando es respetada de forma responsable.

Por lo expuesto, estas dos semanas serán claves para alcanzar el objetivo de aplanar la curva de contagios y cada uno de los peruanos tenemos la responsabilidad de actuar, en consecuencia, con la urgencia de lograr esa meta a fin de garantizar el bienestar de toda la nación.