Tipo de cambio:

Compra: 3.291

Venta: 3.293


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 25

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DESACUERDOS SOBRE EL PROBLEMA NUCLEAR IRANÍ FUE EL DETONANTE

Donald Trump despide a Rex Tillerson con un tuit

En su reemplazo, Mike Pompeo, director de la CIA, asumirá la Secretaría de Estado.

14/3/2018


Washington, Estados Unidos

AFP

La diplomacia estadounidense tiene un nuevo jefe: el actual director de la CIA, Mike Pompeo, asumirá la Secretaría de Estado luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidiera a Rex Tillerson.

Después de meses de rumores sobre una salida señalada mil veces como inminente, un tuit selló el destino del empresario, que luchó para encontrar su lugar en Washington y mantiene una relación difícil con el inquilino de la Casa Blanca.

“Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico!”, tuiteó Trump. “¡Gracias Rex Tillerson por sus servicios!”, agregó.

El presidente también anunció la nominación de Gina Haspel como directora de la CIA, la primera mujer elegida para el puesto. La designación es controvertida: Haspel, una espía experimentada, es señalada de participar en torturas a detenidos tras los ataques del 11 de septiembre.

Corea del Norte

La Casa Blanca destacó el deseo del presidente de tener un nuevo equipo al entablar negociaciones históricas con Corea del Norte. Trump aceptó la semana pasada una invitación del líder norcoreano Kim Jong-un a una reunión para fines de mayo para discutir la desnuclearización de la península coreana, cuya fecha y lugar aún no se han determinado.

Irónicamente, a principios de octubre, el mandatario estadounidense había denostado públicamente a Tillerson por querer iniciar un acercamiento con Corea del Norte. “Está perdiendo su tiempo intentando negociar”, tuiteó entonces Trump. “¡Conserva tu energía Rex, haremos lo que deba hacerse!”.

Consultado sobre las razones de la salida de Tillerson, el presidente mencionó desacuerdos, entre ellos sobre el problema nuclear iraní.

“Rex y yo [...] nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas”, señaló. “El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Yo quería romperlo o hacer algo, él se sentía un poco diferente. Entonces, realmente no estábamos pensando lo mismo”.