Tipo de cambio:

Compra: 3.281

Venta: 3.285


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 16

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ALTRUISMOS

Donar sangre, donar vida

15/6/2019


Juan Carlos Benites Azabache

Director de la EAP de Tecnología Médica de la Universidad Norbert Wiener

La donación de sangre contribuye a salvar millones de vidas cada año, y mejora la calidad y la esperanza de vida de pacientes que padecen condiciones médicas graves, posibilitando la realización de procedimientos médicos y quirúrgicos complejos. Lamentablemente, los servicios de salud en nuestro país se enfrentan al reto de conseguir suministros de productos sanguíneos suficientes, de calidad y que sean seguros; y es que la sangre es un producto preciado y escaso.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, en el 2018 se recaudaron 382,586 unidades de sangre en el país. Tomando como referencia la población peruana, que según el último censo supera los 32 millones, nuestros bancos de sangre deberían tener la capacidad de atender a un millón de pacientes que requieran hemocomponentes ante una situación de emergencia; sin embargo, estamos un 40% por debajo de esa cifra.

Desde que en 1995 se creó el Programa Nacional de Hemoterapia y Bancos de Sangre (Pronahebas), y se declaró de orden público e interés nacional la obtención, donación, conservación, transfusión y suministro de sangre humana, se ha trabajado en campañas de concienciación y difusión de la importancia de donar. Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer.

La OMS considera que hay tres tipos de donadores de sangre: la voluntaria que no es remunerada, la de familiares o allegados (reposición) y la remunerada. Los donantes voluntarios, altruistas, son el perfil ideal, pues está asociado a una baja tasa de transmisión de agentes infecciosos (VIH o virus de hepatitis) si se compara con los donantes intrafamiliares o los remunerados.

En el 2018, de todas las unidades colectadas, solo el 9.85% (37,677) correspondió a donantes voluntarios de sangre, las restantes proceden de donantes por reposición 90.15% (344,909).

Sin embargo, la recurrencia de este tipo de donación, a priori positiva, deja claro también que para la mayoría de los peruanos este acto solidario solo es necesario en requerimientos puntuales y esto no debería ser así. Lo ideal es no tener que recurrir a búsquedas desesperadas, sino contar con un banco de sangre lo suficientemente abastecido y clasificado permanentemente.

Urge seguir reforzando este mensaje y desmitificar las ideas erróneas que existen alrededor de este procedimiento: que ni afecta la salud del donante ni requiere de un estado físico excepcional.

Si bien la jornada de ayer por el Día Mundial del Donante de Sangre, encontró respuesta positiva de la población, este puede ser un acto que podemos cumplir en cualquier momento. Solo basta ir a un Centro de Hemoterapia o Banco de Sangre público o privado para donar sangre. Al hacerlo, estaremos donando vida.