Tipo de cambio:

Compra: 3.296

Venta: 3.299


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 18

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SUSANA BACA Y ARGELIA FRAGOSO. INTÉRPRETES

Dos voces que cantan con el corazón

Susana Baca y Argelia Fragoso unen su arte en Lima este 29 de agosto con valses y boleros en el Gran Teatro Nacional.

26/8/2018


Cecilia Fernández Sívori

Periodista

Nuestra Susana Baca y la figura cubana Argelia Fragoso son quizá las dos divas de la música latinoamericana más importantes del momento y han decidido interpretar con el alma abierta a Lima una propuesta titulada Quiéreme, que se ha macerado por años en un disco y que tendremos el privilegio de escuchar en vivo el miércoles 29 en el Gran Teatro Nacional.

El sugestivo nombre nos habla del amor en su significado más amplio y evoca ese sentimiento que hermana y que produce tan diversas sensaciones que fluyen para hablar del canto a la pareja, pero también a la solidaridad, a la bondad y a todo lo que brote de sus talentos y que ancle en la vida misma.

–Susana y Argelina, ¿cómo abordan este sentimiento en Quiéreme a la par de la vida misma?

–SB: Me mueve este compromiso de muchísimos años de cantar y tocar en la gente las fibras más sentidas del amor, y no solo del de pareja, sino también el amor al país, por ejemplo.

AF: Creo que estamos viviendo momentos muy complicados. Siento que como intérpretes nuestra misión es dar, por medio del canto, aquello que se está perdiendo: la bondad, la dulzura, el desprendimiento.

–Se está perdiendo tanto en este mundo…

–SB: Sí, me mueve el querer que la humanidad conserve estos valores, como son la solidaridad, el ver al otro y respetarlo.

AF: Hay mucha individualidad, un concepto de “para mí, hacia mí y lo primero soy yo” en el que se pierde la humanidad, tenemos que salvarla. La canción es nuestra principal arma para lograrlo.

–¿Cómo seleccionaron los temas para este trabajo?

–SB: Cada una eligió con qué expresarse y ahí está el respeto de un artista por el otro. Ella escogió sus canciones, yo las mías, y le hice mi propuesta de valses peruanos, que voy cantando uno a uno.

AF: Hace mucho que no venía al Perú, pero cuando estuve, me relacioné mucho con la canción y las raíces del pueblo. Me impactó una de las canciones peruanas más hermosas que escuché. Me atrapó y la monté musicalmente desde esa época, y la tengo como esa joya que cuidas y veneras.

Argelia lleva ya un buen tiempo de no visitarnos, pues está enfrascada en el arte, a la par de su formación docente y de precursora del festival Voces Populares, amén de grabar discos y ofrecer presentaciones al lado de íconos de la música mundial.

–¿Cómo encuentras el país, Argelia?

–Siento un Perú visualmente diferente, más colorido… Me siento tratada con mucho cariño y vuelvo, de alguna manera, porque no me he ido.

–¿Por qué tardaste tanto tiempo en volver?

–Estuve en 1996 por una temporada bastante larga, como de tres meses; después me fui a vivir a España y regresé a Cuba, donde le dediqué mucho a Voces Populares, festival que me tomó impulsarlo siete largos años.

Fragoso ha llevado a este festival figuras como el grupo Amaral, Jorge Drexler, Maridalia Hernández, Eugenia León, Tania Libertad y hasta la mismísima Susana Baca.

–Ahora que han grabado el disco, ¿sienten que es mejor hacerlo a la antigua?

–AF: A distancia, muchas veces, no se sabe si hay empatía porque los intérpretes, en buena parte, ni se conocen y el trabajo ya está difundiéndose. Cuando se interactúa con la persona, considero que salen cosas más fidedignas y muy auténticas, eso es resultado del contacto.

SB: Por lo regular, ahora los discos son a distancia. Puedes hacer una colaboración y uno está en la China y el otro en Chincha (risas). Nosotras hicimos este disco entre Lima y La Habana. Participaron músicos peruanos cuando grabé aquí los instrumentos y después nos encontramos en La Habana para poner las voces. Compartimos muchas cosas, la comida, la presencia de otros músicos cubanos que también sintieron muchísimo para entrar a tocar el vals peruano.

–Es un disco del corazón.

–SB: Lo hemos grabado mirándonos a los ojos, sintiendo yo lo que estaba sintiendo Argelia al otro lado de la ventana. Esto se percibe en el disco, se palpa que estamos hablándonos una a la otra desde el corazón.