Tipo de cambio:

Compra: 3.296

Venta: 3.299


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 18

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Educación inclusiva y de calidad

Una decisión mirando al futuro. El Perú cuenta ya con una política nacional en favor de la población del ámbito rural destinada a garantizar un servicio educativo de acuerdo con las características, necesidades, demandas socioculturales y ambientales de las niñas, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores que viven en zonas rurales que les permita desplegar una trayectoria educativa satisfactoria y desarrollar sus competencias de manera integral al 2030.

24/12/2018


Se aspira, además, a que al menos el 60% de los estudiantes de educación secundaria logren sus aprendizajes de manera satisfactoria y que se incremente del 53% al 90% la culminación de la educación básica de calidad, revalorizando el papel de la mujer, desarrollando el capital humano competitivo, promoviendo el cuidado del medioambiente y el reconocimiento de la riqueza natural y cultural de los ámbitos rurales.

Así, con el Decreto Supremo Nº 013-2018-Minedu, el Estado asume un reto pendiente para el sistema educativo de las poblaciones en las zonas rurales, a fin de contrarrestar los indicadores de bajos logros de aprendizaje, así como los altos índices de repitencia, extraedad y deserción que reflejaban la urgencia de plantear el servicio educativo en este sector del país. De ahí que la oportuna implementación y ejecución de esta innovadora estrategia resulta más que impostergable.

En efecto, el Perú no podrá alcanzar los niveles esperados de aprendizaje, así como de desarrollo ciudadano, productivo, económico y sostenible para todas y todos, sin garantizar un servicio educativo de calidad y con pertinencia cultural para esta población invisibilizada por décadas.

La decisión estatal, además, da cumplimiento a la STC Nº 00853-2015-PA/TC, en la que el Tribunal Constitucional, tras declarar un estado de cosas inconstitucional, ordena el diseño y ejecución de un plan de acción para asegurar la disponibilidad y accesibilidad a la educación de niños, adolescentes y mayores de edad, de extrema pobreza del ámbito rural, empezando por los departamentos de Cajamarca, Amazonas, Ayacucho y Huancavelica.

De ahí que se plantea ampliar el servicio de educación inicial y secundaria en ámbitos rurales, Amazonía, Vraem y zonas de frontera; aumentar el servicio de educación superior tanto pedagógica y técnica como universitaria; fomentar el desarrollo curricular y propuestas pedagógicas pertinentes a la diversidad; e implementar modelos de atención educativa flexibles y diversificados por población objetivo, territorio y ruralidad; así como organizar los servicios educativos en redes territoriales que respondan a las necesidades de los ámbitos rurales.

El Estado peruano busca priorizar, con medidas específicas y flexibles, a los grupos críticos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y cuya falta de atención representa una disminución significativa de oportunidades para su vida. Sin duda, una apuesta clave del Ministerio de Educación por el desarrollo integral de la población y el país en general.