Tipo de cambio:

Compra: 3.429

Venta: 3.434


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 30

de mayo de 2020

El abastecimiento está asegurado

El Perú tiene un mercado interno de productos agrícolas bien consolidado. A diferencia de otros países vecinos, la dependencia de productos importados es baja debido al enorme consumo de nuestros apreciados alimentos que provienen del campo. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, ninguna plaza de Lima se encuentra desabastecida.

15/3/2020


La seguridad alimentaria está garantizada, mientras se sigue luchando contra la extrema pobreza. Sin embargo, en este período especial que vivimos debido a la llegada de la pandemia del coronavirus al país observamos con gran sorpresa la actitud de un sector de la población que se ha dedicado a la compra exagerada de víveres, medicinas y artículos de limpieza. El presidente Martín Vizcarra ha hecho un enérgico llamado a la población acerca de este comportamiento que evidencia egoísmo.

“A veces [la crisis] pasa por un sismo, por ejemplo. Se destruyen infraestructuras, colapsan fábricas y el aparato productivo se afecta. Es ahí cuando empieza una escasez peor. Esta emergencia no afecta las infraestructuras”, señaló.

El Mandatario destacó que, a diferencia de un sismo, los almacenes de las tiendas y las empresas productoras de alimentos están abastecidos. En las granjas, las fábricas donde se elaboran productos de primera necesidad, todo sigue produciendo, recalcó.

La verdad es que el coronavirus no ha afectado ningún eslabón de la cadena productiva; sin embargo, en algunas grandes tiendas y mercados se puede observar el desabastecimiento de papel higiénico, jabón, desinfectantes, mascarillas y alimentos debido al acaparamiento irresponsable.

Es cierto que esta acción puede explicarse por el miedo, la ansiedad y la disposición de hacer todo lo posible para calmar estos temores. Pero, al igual que en un terremoto, las personas se perjudican no por el movimiento sísmico, sino por el pavor que les impulsa a actuar en forma irracional.

Esta forma de comportarse se denomina compra de pánico y lo paradójico es que el aumento de los precios, muchas veces, no se debe a la “catástrofe anunciada”, sino al consumismo irracional, que a su vez genera más compras de pánico.

Por ello, el Jefe del Estado invoca al comportamiento solidario de la población para enfrentar el coronavirus. El mejor escenario es que todos tengamos acceso a los productos básicos. Hay un falso sentimiento de seguridad al acaparar productos en estas condiciones. Además, como recordó el jefe del Gabinete Ministerial, Vicente Zeballos, la especulación y el acaparamiento son ilícitos de carácter penal.

Necesitamos demostrar al mundo que los peruanos tenemos una cultura cívica y somos fraternos en estos momentos. Por eso, es fundamental mantenerse en calma. La principal arma de combate contra el coronavirus es seguir las indicaciones que nos brindan las autoridades.