Tipo de cambio:

Compra: 3.409

Venta: 3.412


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 27

de febrero de 2020

El cine nuestro de cada día

En los últimos tiempos, la cinematografía peruana ha dado sus frutos. Muchas veces con gran éxito por la calidad y temática de las producciones. Conversamos con Oswaldo Salas, protagonista de ‘El extirpador de idolatrías’ (2014), un filme de Manuel Siles que ha recibido muchos premios.

24/1/2020


Suplemento Variedades


Texto 

Luz María Crevoisier

'El extirpador de idolatrías’, del director Manuel Siles –que también fue el guionista–, es una de las películas peruanas que ha recibido más premios y nominaciones. Manuel Siles ha seguido trabajando en el sétimo arte y produjo ‘Vivir Ilesos’ el 2018.

El filme fue realizado por Abraham Siles y contó con la dirección artística de Marcelo Peirano, la música de Diego Eslave, la fotografía de Marco Alvarado y el montaje de Juan Alcócer. Fue rodado en lenguas quechua y castellana.

Sus protagonistas son Oswaldo Salas, Magali Solier, Augusto Cabada, Paulina Bazán, Diego Yupanqui. Es una realización de la productora La Luna Pintada. 


El argumento de ‘Extirpador de idolatrías’ es simple: El policía Waldo (Oswaldo Salas), de aire absorto y frágil apariencia, investiga unos crímenes al parecer de origen ritual, que ocurren en una aldea de los Andes.

Un personaje oculto en una misión de fe, pero imbuido de intolerancia y dogmatismo, proyecta una sombra amenazante. Pese al desprecio de su jefe resuelve el caso, además de solucionar un problema íntimo.

Habla el actor

Para acercarnos al mundo actoral del cine, conversamos con Oswaldo Salas, quien ha merecido diversos reconocimientos por su participación protagónica en ‘El extirpador de idolatrías’ y por su papel secundario en ‘Vivir ilesos’. 

Nació en Lima en 1962; debutó en la televisión local con el papel de Pepito en la serie nacional ‘Sally, la muñequita del pueblo’. El 2007 participó en la miniserie ‘Santa Rosa de Lima’. En el 2008 se convierte en una de las voces del largometraje de dibujos animados peruano-argentino ‘Rodencia y el diente de la princesa’, que fue traducida al quechua.

También trabajó en ‘La Casa Rosada’, de Palito Ortega, en el 2011, y en el 2018 aparece en ‘Pisahueco’, de Sergio Fernández.

Oswaldo Salas fue elegido el 2019 el portador de la Antorcha Panamericana en la ciudad de Ica.

La fuerza del arte

“Formé mi grupo de teatro en los 90 con el nombre de Comunicando. La mayoría de los actores trabajaban de día y en las noches ensayábamos diferentes obras. Ese fue también el motivo por el que no pude hacer cine o televisión en aquella época, pero la fuerza del arte me venció y participé, aunque con un personaje secundario, el de Pepito, junto a la actriz Mónica Sánchez”.

 En el 2017 hubo un breve receso en su carrera histriónica porque fue invitado para hacer el papel antagónico en la miniserie televisiva ‘Santa Rosa de Lima¿. “Me gustaría volver al teatro, pero definitivamente es en el cine donde me siento como pez en el agua”.

“Mi mejor papel fue el de Waldo Mamani, por el que me dieron dos premios a mejor actor en festivales internacionales de cine en Estados Unidos e Italia, y obtuve la nominación a Mejor Actor de cine en los premios Luces de El Comercio. Además, viajé a nueve festivales en el extranjero”.

El cortometraje ‘Pisahueco’, del director Sergio Fernández, ganó uno de los premios del Concurso Nacional de Cortometrajes y ya empezó sus viajes internacionales. El año pasado fue seleccionado en la Mostra Internacional de Cine-Sao Paulo International Short Fil Festival y este año en España y Rumanía”. La actuación de Salas en este cortometraje ha sido elogiada por la prensa foránea.

El consejo

Oswaldo manifiesta que un actor debe actuar solamente en papeles donde se sienta cómodo y en los que su capacidad como actor pueda dar. Difiere con aquellos que por oportunismo y el deseo de ganar dinero fácil interpretan papeles que les quedan muy grandes, y afirma que no es necesario llegar a lo chabacano, vulgar y grosero, y menos exagerar la violencia o lo sexual para atraer al público. “Personalmente me guío de mi intuición, el guion me tiene que atrapar de tal forma que me diga: ‘quiero hacer este papel’. Los límites se los pone uno mismo”.

Oswaldo Salas acaba de hacer la voz protagonista del cortometraje ‘Un lugar para descansar’, de Robinson Díaz. Espera los estrenos del largo “Omnipresentes”, del director Farid Rodríguez, y del cortometraje ‘Monstruos’, de Diego Mezarina. Hace poco fue llamado para encarnar a un neurólogo en la serie de televisión ‘Chapa tu combi’.