Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

DIEGO MELLADO. EMBAJADOR DE LA UNIÓN EUROPEA EN EL PERÚ

“El comercio continuará siendo parte de la respuesta a la crisis”

Entrevista. El embajador de la Unión Europea, Diego Mellado recalca que el impulso del comercio, y no el proteccionismo, es parte de la fórmula para recuperar la economía mundial cuando la pandemia del nuevo coronavirus deje de ser una amenaza. Además, destaca las enormes potencialidades de intercambio entre la Unión Europea y el Perú.

21/5/2020


Fabián Vallas Trujillo

Internacionalista


–Cuando finalice la amenaza de la pandemia, ¿se corre el riesgo de la aparición del proteccionismo económico en el mundo?


–Pensamos que para salir de la crisis será necesario un relanzamiento económico mundial. Se deben utilizar los mecanismos del comercio internacional.

Coordinamos con nuestros socios –y en especial con el Perú– para que el comercio siga abierto.

Trabajamos en cuestiones prácticas como los certificados de origen de diverso tipo de las aduanas para que sean digitales. Creemos que el comercio continuará siendo parte de la respuesta a la crisis económica.

–¿Cuáles son las expectativas en el Perú tras el fin de la pandemia?

–El comercio internacional ha sufrido mucho, no hay demanda, producción, ni oferta porque se paró la economía y el intercambio entre el Perú y la Unión Europea (UE) no es la excepción.

Vimos las cifras de abril de Mincetur, Promperú e hicimos un seguimiento. Lo que no disminuyeron son las exportaciones no tradicionales peruanas. Este es el rubro de mayor crecimiento y competitividad.

El año pasado, el Perú logró ganar nuevos mercados en el sector agroindustrial europeo e incrementar las exportaciones. Espero que se consolide este mercado cuando vuelva a algún tipo de normalidad y se haga un relanzamiento económico.

–¿El Perú puede ser favorecido en las nuevas cadenas productivas?

–Aunque son decisiones empresariales, creo que sí. Hay un debate entre las autoridades europeas acerca de la necesidad de diversificar sus cadenas productivas.

Por ejemplo, Eurocámaras, que es la asociación de las empresas del Viejo Continente, destaca la larga vigencia de las inversiones europeas en el Perú y América Latina.

Se debe mencionar que la UE tiene más inversión y comercio en América Latina que en China, Rusia e India juntos. Muchas personas creen que nuestra zona de influencia se encuentra en Asia, pero está aquí.

Además, el año pasado las inversiones peruanas en Europa se incrementaron en 50% y será una oportunidad para reforzarla.

–¿Cuál es el ánimo de los países europeos para impulsar el comercio con el Perú?

–El problema es que estamos en un período de incertidumbre. La semana pasada, la UE publicó una proyección económica para el 2020 y se calcula que el PBI se reducirá 7.7% y para el próximo año se prevé una recuperación del 6%.

Tenemos la voluntad de impulsar el comercio internacional; la enorme ventaja del Perú es que tiene nichos comerciales en la agricultura orgánica y el sector agroindustrial.

Y ahora cuando aumenta el interés por los productos saludables, cuenta con una oferta impresionante de productos naturales de gran valor nutritivo.

Una gran estabilidad financiera

–¿Los empresarios europeos confían en las potencialidades del Perú?

–Una de las características de las inversiones europeas es su permanencia. Por eso, nuestro saldo de inversiones es muy importante. Los empresarios vienen y se quedan, generan empleos.

Además, el Perú tiene una situación macroeconómica envidiable y una estabilidad financiera muy solvente y confiable, lo cual ayuda en tiempos de crisis, sobre todo cuando se avecina un período de endeudamiento público. Un país que está poco endeudado y tiene mucho margen fiscal y financiero podrá aprovechar las oportunidades que se vienen ahora.

–En la carrera por producir una vacuna, ¿cuál es el compromiso de la Unión Europea?

–La idea es que podamos invertir parte de los 8,000 millones de dólares recolectados en la conferencia mundial organizada por la Unión Europea junto con los países del G20, la ONU, la Fundación Bill & Melinda Gates, entre otros.

La investigación, producción y comercialización de la vacuna se deben mantener lejos de la nefasta competencia geopolítica entre países.

Las naciones europeas creen en la solidaridad y la cooperación internacional, y lo demostramos colocando parte de nuestros fondos.