Tipo de cambio:

Compra: 3.353

Venta: 3.354


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 21

de setiembre de 2019

CLAUDIA RHEINECK. DIRECTORA

“El coro busca dar emociones”

Espectáculo de voces, donde el arte confluye en sus diversas expresiones, nos ofrece singular legado de grandes de la música.

17/3/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Con el nombre de Allegro, Lima será testigo de un espectáculo único, original y arriesgado. Así, un Mozart adolescente descubre el rock y el pop por medio de la amistad con una joven milenial. Durante la puesta transitarán desde The Beatles hasta Pink Floyd; pasando por Michael Jackson hasta llegar a Beethoven. Este divertido y alucinante viaje por el tiempo es dirigido por Claudia Rheineck. Y se presentará este jueves 21 de marzo en el Gran Teatro Nacional.

–¿Cómo organizar a un grupo de más de cien personas, como en el caso de Voces del Sol?

–Para organizarlo, sin duda, se necesita un equipo de maestros que busquen encontrar lo mejor de cada integrante. Voces del Sol se divide en varios grupos corales, diferenciados por sus edades y experiencia coral. Es muy importante un equipo unido que busque el mismo objetivo y, felizmente, eso se está logrando en Voces del Sol.

–¿Qué lineamientos manejan?

–Los maestros que trabajamos con los diferentes grupos tenemos los mismos lineamientos. Buscamos la excelencia de cada integrante para formar una masa coral que se ensamble perfectamente y, lo más importante, que transmita emociones. Buscamos que cada alumno se empodere de sus virtudes y logre volcar su talento.

–¿Qué se le pide a quien integra un grupo coral?

–Un alumno debe considerar ser constante, paciente y puntual. De hecho, cuando se acerca un espectáculo coral, les pedimos que cuiden su salud tomando mucha agua, evitando comida chatarra y, sobre todo, descansando las horas adecuadas.

–¿El factor disciplina es importante?

–No podría haber buenos resultados sin disciplina. Los chicos van aprendiendo en cada ensayo a ser más tolerantes y respetuosos.

–¿Y cómo te inicias en el mundo de la música hasta llegar a ser directora de un coro tan importante?

–Empecé a tomar clases de piano a los 12 años en la academia de ballet a la que pertenecía. Desde ese entonces, aun sin tener piano y practicando en un piano de cartulina, ingresé al Conservatorio Nacional. Estudié la especialidad hasta casi el cuarto año de la carrera, pero terminé girando mi vocación por la dirección coral y la enseñanza de la música.

–¿Y qué encontraste en ella?

–La dirección coral fue todo un descubrimiento para mí, pues podía mantener la interpretación de un pianista, pero con un instrumento diferente: el coro.

–Durante el espectáculo confluye el legado de grandes artistas, ¿cuál es el elemento en común entre ellos? ¿o la elección proviene de una afinidad personal?

–Definitivamente los grandes artistas que se interpretan en Allegro tienen algo en común. Todos han sido unos revolucionarios en su época y fuente de inspiración para muchos músicos de diferentes géneros y estilos. Las obras que se interpretan en Allegro de hecho han sido elegidas por una afinidad personal. Son obras que me han acompañado desde niña y ocupan un lugar importante en mis recuerdos y experiencias.

Claudia es contundente al describir lo que el espectáculo entregará a los asistentes, “es un espectáculo donde no solo aprendes, sino que vives un viaje en el tiempo y una historia que te conmueve”.

–¿La integración entre música, danza y actuación cómo se logra? ¿Cuál es el balance?

–La música, la danza y la actuación son ingredientes que se fusionan en Allegro, a base de mucho trabajo y horas de ensayo. El coro no solo canta arreglos complejos, sino que también arma coreografías que motivan una mejor interpretación de los chicos. Adicionalmente, hay una dramaturgia que cautiva al público de comienzo a fin. Allegro es un espectáculo que no se pueden perder. Hay una historia que te enseña la historia de la música y, sobre todo, acerca de la vida.