Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

El mate se renueva

El voleibol peruano trabajará un ambicioso proyecto a largo plazo. Los objetivos son el Mundial 2022 y los Juegos Olímpicos 2024.

8/3/2020


Tras sus fallidos intentos de ganar medalla en los Juegos Panamericanos 2019 y obtener un cupo para los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el voleibol peruano inicia una nueva etapa con trabajo a todo nivel, que incluye giras por Europa, la activación de Centros de Altos Rendimientos (CAR) y el inicio de los trabajos de los combinados de la sub-23 y mayores.

El técnico español Francisco Hervás continuará al mando de la selección absoluta y desde ya diseñó una agenda recargada para darle actividad a las escuadras, con el objetivo de mejorar aspectos técnicos en busca de afianzar la competitividad con miras a las clasificatorias del Mundial de Voleibol 2022.

La primera gran tarea que emprenderá el estratega ibérico es respaldar los proyectos de los CAR para el voleibol nacional, que se ubicarán en Arequipa y Tarapoto como centros pilotos.

Su otra labor es hacer el seguimiento de las jugadoras en la Liga Nacional Superior de Voleibol (LNSV) o en el extranjero que puedan formar parte de las actividades de los equipos nacionales.

Seguirá de cerca la preparación de las selecciones U23 y de mayores para afrontar los certámenes a lo largo del año.

“Tenemos dos competencias importantes este año: la Copa Panamericana U23 y la Copa Panamericana de Mayores. Más allá de estas copas, lo interesante es ir pensando en la preparación que debe tener nuestro equipo con miras al Mundial 2022, que se llevará a cabo en los Países Bajos y Polonia”, manifestó Hervás, quien dio a conocer que la fecha tentativa para iniciar los entrenamientos es mayo, una vez que concluya la Liga.



Divino tesoro

La política actual será trabajar con un equipo joven. El plantel de la selección tiene un promedio de edad por debajo de los 24 años, que será la base del proyecto. Se tomará en cuenta a algunas jugadoras más experimentadas, siempre y cuando ayuden a hacer crecer el nivel de juego en las competencias importantes.

“El proyecto debe verse como un objetivo a largo plazo, como son los Juegos Olímpicos 2024, pero en ese camino se deben cumplir con metas importantes”, manifestó el DT a la Confederación Sudamericana de Voleibol.

Viejo Continente

En su intento de potenciar al combinado patrio, Hervás pidió a la Federación Peruana de Voleibol (FPV) desarrollar una gira por Europa con el propósito de darle rodaje al equipo con la realización de partidos con selecciones fuertes y participar en torneos preparatorios.

“Estos campeonatos, de alguna manera, nos permitirán ir configurando el equipo que deberá trabajar con miras al Mundial 2022, cuyas clasificatorias se juegan el 2021 y que son probablemente el objetivo más importante para nuestro equipo después de las Olimpiadas del 2024. Es un camino largo, pero no se puede esperar a prepararlo cuando estemos cerca. Es un objetivo importante para el voleibol peruano y todos debemos trabajar en pos de él”.