Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

El Perú por sobre todo

“Quien pagará el costo de este error no será el Gobierno, sino todos los peruanos, especialmente los sectores más pobres que ya han sido golpeados con dureza por la pandemia.”

15/9/2020


Nunca antes en su historia el Perú se había enfrentado a una adversidad tan complicada como la pandemia del nuevo coronavirus, un enemigo silencioso e invisible cuya consecuencia más lamentable es hasta el momento haberse llevado la vida de más de 30,000 personas.

Sin embargo, no es su único efecto negativo. De acuerdo con las proyecciones más serias, producto del brote de este peligroso patógeno, la economía nacional retrocederá este año cerca de 12%, una caída inédita en décadas.

Ambos problemas presentan una magnitud tan grande que es irreal considerar que solo el Gobierno tiene la responsabilidad de solucionarlos. Eliminar al virus para salvaguardar la vida de la población y recuperar el crecimiento económico requieren del trabajo coordinado del Poder Ejecutivo y de todos los sectores políticos y sociales, el cual no debería entorpecerse por disputas de índole menor.

Esa labor mancomunada no será posible si no existe un clima de estabilidad que permita a la autoridad colocar como su máxima prioridad frenar la curva de contagios y de fallecidos, así como reencauzar al país en la senda del desarrollo.

En este contexto negativo, los peruanos demandan de sus autoridades y representantes responsabilidad y dejar de lado intereses políticos o personales que resultan intrascendentes en comparación con la urgencia de preservar la salud de todos. El divisionismo frente a un enemigo común ha tenido consecuencias nefastas a lo largo de nuestra historia.

Recientemente, el país vive un nuevo clima de inestabilidad política como resultado de denuncias que ciertamente deben ser investigadas en las instancias correspondientes. Sin embargo, la búsqueda de la verdad no debe ser aprovechada para proponer medidas maximalistas que ocasionarían un daño más grave, no al actual Ejecutivo, sino al conjunto de la población que aguarda las mejores decisiones con la finalidad de despejar el peligro que sobre ella se cierne.

Al respecto, es positivo que el Jefe del Estado haya manifestado su total disposición a que las autoridades competentes indaguen las denuncias que involucran a su gestión, incluso, antes de culminar su mandato constitucional. Sería deseable, en consecuencia, que los sectores interesados en aplicar una vacancia presidencial depongan esta iniciativa y ejerzan el control político que la Constitución le confiere con responsabilidad y sentido patriótico. El Ministerio Público y la Fiscalía de la Nación, instancias llamadas a investigar a altos funcionarios, han demostrado independencia y garantizan a la ciudadanía un trabajo transparente.

Asimismo, llevar la inestabilidad política al máximo de sus niveles en el momento actual impedirá que las medidas desplegadas a fin de recuperar la inversión tengan el efecto esperado. Quien pagará el costo de este error no será el Gobierno, sino todos los peruanos, especialmente los sectores más pobres que ya han sido golpeados con dureza por la pandemia.

Por ellos y en nombre de ellos es que todos deben esforzarse con el objetivo de sacar al país del estado actual en vez de profundizar la incertidumbre.