Tipo de cambio:

Compra: 3.331

Venta: 3.333


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 18

de enero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ENFOQUELABORAL

El plan nacional de competitividad - Cuarta parte

Se ha sostenido que un eventual plan de reforma laboral debería contener –como medida excepcional para fomentar el empleo– la posibilidad de suscribir contratos a plazo fijo sin justificar la causa temporal que los origina.

9/1/2019


Germán Serkovic G.

abogado laboralista

El argumento no es novedoso, se usó para darle cierta solidez al llamado Programa Ocupacional de Emergencia (Proem) en los años ochenta, si bien en circunstancias notoriamente distintas y con pobres resultados.

No es necesario acometer tan radical acción. Una vez que la reposición quede circunscrita únicamente a los supuestos de despido nulo, el uso –y lamentable abuso– de los contratos a plazo determinado regresará a sus naturales cauces; esto es, a los casos en que la temporalidad es manifiesta.

Un sector de la doctrina sostiene que es innecesario flexibilizar el cese si la gran mayoría de los contratos laborales se pactan a plazo.

Es todo lo contrario, justamente un porcentaje elevado de las relaciones de trabajo son a plazo fijo como respuesta a una estabilidad absoluta que deja muy poco margen de maniobra a los empleadores ante circunstancias cada vez más versátiles.

Es necesario determinar con claridad meridiana el costo del cese, así lo hacía el Decreto Legislativo N° 728 al establecer que la indemnización por despido es la “única reparación por el daño sufrido”.

En la actualidad se observan pronunciamientos de magistrados que acogen con harto entusiasmo indemnizaciones por daños y perjuicios o por daño moral, generándose en los hechos una indeseable incertidumbre jurídica.

Por otro lado, se han creado por la vía de la jurisprudencia causas de despido en que no las hay. Es el caso de los empleados de confianza. La pérdida de confianza no está señalada en la ley como causal de despido; no lo podría ser dada su absoluta subjetividad. Nuevamente, el criterio de jueces creativos añade elementos de discusión del todo evitables.

Los supuestos señalados exigen la atención del legislador y una necesaria toma de decisiones. No es sencillo, se requiere de una generosa dosis de voluntad política.