Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

ENFOQUE LABORAL

El Plan Nacional de Competitividad y Productividad - Parte final

11/9/2019


Germán Serkovic

Abogado laboralista

De la lectura minuciosa del contenido laboral del Plan Nacional de Productividad y Competitividad (PNCP) surgen dos consideraciones sobre las que resulta conveniente una discusión algo más profunda. 

En primer lugar, se plantea la necesidad de elaborar una Ley General de Trabajo acompañada de su necesaria norma reglamentaria, objetivo que tendría que cumplirse antes del 2021.

Desde los inicios del derecho del trabajo peruano, no han sido menos de una decena los intentos de plasmar normativamente una Ley General o Código del Trabajo, que –salvo aspectos de poca importancia y más de denominación que de fondo– vienen a ser prácticamente lo mismo.

Si la Ley General del Trabajo que se plantea consiste únicamente en la reunificación de la normatividad laboral en un solo texto, no tiene especial significancia.

Si, por el contrario, incluye una reformulación sustancial de los derechos y obligaciones de las partes de la relación laboral, requeriría un elemental consenso, que dadas las condiciones actuales sería complicado lograr.

No tenemos actualmente una normatividad laboral tan dispersa y complicada que justifique orientar esfuerzos en la elaboración de una Ley General del Trabajo.

En segundo lugar, conviene abordar temas–no son más de cuatro– que requieren de prontas definiciones.

Así, resulta importante dilucidar si se mantiene la estabilidad laboral a la luz de una sentencia del Tribunal Constitucional (TC); así como repensar el criterio jurisprudencial que permite el despido por la causal de pérdida de la confianza –causal no contemplada en la ley– que constituye una modalidad discutible por sustentarse en aspectos puramente subjetivos.

De igual manera se requiere discutir la pervivencia de indemnizaciones adicionales a la propia del despido arbitrario –una remuneración y media por año de servicios– que algunos juzgados están aceptando y, sobre todo, ampliar la vigencia del régimen del trabajo agrario que concluirá en el año 2021 y que ha mostrado éxitos.