Tipo de cambio:

Compra: 3.336

Venta: 3.340


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 21

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

RECURSOS HUMANOS

El profesional del futuro (I)

Ya no basta con ser inteligente y trabajador, pues todo el mundo lo es. ¿Cómo hacer para ser más atractivo para las empresas en estos tiempos de crisis?

9/3/2019


Rafael Zavala Battle

Docente del Programa Especializado en Gestión del Talento Humano de la Universidad de Piura

La vocación profesional es una de las variables que más debemos atender a la hora de pensar en ideas para mejorar. Y es que en nuestro trabajo pasamos el mayor número de horas del día, es la fuente de nuestros ingresos, pero, más importante aún, es también fuente de satisfacción o insatisfacción de muchos que se sienten que han triunfado o fracasado según sea el caso. 

Por ello, conviene estar siempre atentos de cómo trabajar mejor, cómo ser más productivos. De ello dependerán nuestros ascensos, la línea de carrera y hasta el nivel de recompensa personal y económico. Hoy, el factor crucial para tomar la decisión de contratación ya no será su formación académica o experiencia, sino sus capacidades.

¿Qué se exige hoy en día? Que el profesional posea habilidades o competencias y valores. En las competencias, las hay de muchos tipos, pero para efectos prácticos las clasificaré en dos: las personales y sociales. En las primeras, están incluidas el orden mental para priorizar las cosas en tu vida, a qué le da uno mayor importancia, saber cuándo hacer primero lo importante y cuándo lo urgente, cuándo adaptarse a la realidad (muy útil en tiempos de crisis). Luego, la capacidad para tomar decisiones, saber negociar, liderazgo y pensamiento estratégico (ver el panorama completo, a mediano y largo plazo). Los exitosos lo son porque no solo están en “el aquí” y “el ahora”. Están pacientemente dando pasos firmes en la dirección correcta.

En relación con las competencias sociales, las más importantes son nuestra red de contactos, la capacidad para manejar eficazmente conflictos, trabajo en equipo e inteligencia emocional. La relación con los demás es muy importante, ya sea con compañeros de trabajo, subordinados o jefes. Se debe tener la capacidad para generar empatía con los demás a pesar de problemas internos. Un jefe debe ser capaz de gestionar la impopularidad de decisiones correctas, pero a veces difíciles de tomar. Debe utilizar un liderazgo sustentado en la intuición y creatividad.