Tipo de cambio:

Compra: 3.320

Venta: 3.325


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 26

de enero de 2020

El punto de no retorno está cerca

“Es necesario, por tanto, continuar alzando la voz desde todos los espacios posibles para llamar la atención respecto al riesgo que implica la elevación de la temperatura de la Tierra (...)”.

5/12/2019


La Conferencia de las Partes (COP25) está desarrollándose en Madrid, con la asistencia de los representantes de 97 naciones que buscan avanzar en la aplicación de los acuerdos para combatir el cambio climático.

Se trata de la reunión más importante sobre el tema, puesto que congrega a los países llamados a tomar medidas para frenar este fenómeno, que –según estudios científicos– pone en riesgo la vida en nuestro planeta.

En cada una de estas reuniones anuales, las naciones industrializadas se comprometen a tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global.

No obstante, es preciso llamar la atención sobre la falta de voluntad mostrada por los países que más contaminan, cuyo voluntarismo no se traduce en medidas concretas para preservar el ecosistema del planeta.

En setiembre de este año, durante la Cumbre de la Acción Climática desarrollada en Nueva York, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, invocó a los líderes mundiales a presentar en ese foro “planes concretos y realistas” para alcanzar la meta de disminuir los gases de efecto invernadero y evitar que la temperatura del planeta continúe aumentando peligrosamente.

Tres meses después, en la inauguración de la COP25 realizada el lunes en Madrid, Guterres subrayó su frustración por la lentitud de los avances y advirtió que para nuestro planeta “el punto de no retorno no está lejos en el horizonte”.

A ello se suma el reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que refiere que habría que reducir 7.6% cada año las emisiones de dióxido de carbono hasta el 2030, para impedir que la temperatura global aumente 1.5 grados Celsius.

Si las principales naciones contaminantes no logran el consenso para ejecutar cuanto antes medidas que reduzcan los actuales niveles gases de efecto invernadero en la atmósfera, ¿cómo esperar que se comprometan a reducir a 7.6% las emisiones cada año? Al ritmo actual se proyecta que a fines del presente siglo la temperatura del planeta haya aumentado 3 grados Celsius.

La comunidad científica ha advertido que un calentamiento de esa magnitud tendrá consecuencias funestas para la Tierra y se prevé un incremento de los desastres naturales, desaparición de especies y riesgos graves para la seguridad alimentaria, entre otros problemas.

La responsabilidad es de todos los gobiernos y ciudadanos del planeta, pero especialmente de aquellas naciones industrializadas, identificadas como las principales fuentes de emisiones de gases contaminantes.

Es necesario, por lo tanto, continuar alzando la voz desde todos los espacios posibles para llamar la atención respecto al riesgo que se cierne sobre la Tierra y la urgencia de tomar acciones con prontitud.

Si bien hay mucho por hacer, el Estado peruano ha dado muestras de compromiso al aprobar leyes orientadas a combatir el cambio climático, entre las que destacan la Ley Marco sobre el Cambio Climático y la norma que regula el empleo de plásticos de un solo uso.

El mundo espera que la COP25 sorprenda y, como lo exige las Naciones Unidas, ofrezca a todos habitantes del planeta la esperanza de que este desafío será acometido con responsabilidad.