Tipo de cambio:

Compra: 3.409

Venta: 3.412


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 27

de febrero de 2020

El quechua suena bien

A su corta edad, Renata Flores se aventura en un camino interesante, como lo es la difusión de sonidos andinos. Actualmente trabaja en una fórmula que parece captar la atención de los jóvenes que la rodean: la fusión con el pop y el trap.

24/1/2020


Suplemento Variedades


Texto 

Zaira Barúa Silva

Renata aparece en la salita del departamento miraflorino, que será su refugio por dos días en Lima. Su apariencia es la de una dulce joven que recién ha dejado la pubertad, pero su personalidad embiste fuera y dentro del escenario, como un huracán. 

La joven ayacuchana relata que desde niña vivió rodeada de música, “mis padres eran músicos aficionados y tenían una banda de rock, fue así como empezó mi atracción por el canto. Ellos cantaban canciones de Uchpa y recuerdo que los oía con fascinación”. Al igual que muchos jóvenes en Ayacucho, Renata creció escuchando el quechua como una lengua ajena; sin embargo, este canto andino cuando se mezclaba con una melodía era tan poderoso que no podía evitar la necesidad de aprenderlo.


Una lengua dulce

“El quechua es una lengua muy dulce, cálida y solidaria, creo que mis papás no sentían la necesidad de transmitirla, pero cuando vieron mi entusiasmo me animaron a cantar y a hacer covers, considero que fonéticamente algunas canciones suenan mejor que en español. Recuerdo que cuando participé en un concurso de canto, hice la propuesta de cantar un tema en quechua y me miraron raro, pensaron que era una broma”.

Actualmente, la aceptación del trabajo de Renata es buena y goza de gran popularidad en las plataformas YouTube y Spotify, las cuales han servido para promocionar su trabajo dentro y fuera del país. 

Difundir nuestra cultura

Renata y Patricia, su madre, detallan que en su natal Ayacucho existe cierta resistencia de las personas adultas a los sonidos que trabajan. “La crítica siempre es buena porque ayuda a crecer, no obstante, el quechua es una lengua tan linda que puede sonar con todos los ritmos. 

Debemos evolucionar, la música ayacuchana tiene mucha influencia de otras culturas. Algunos conocidos, jóvenes como yo, sienten hoy mayor interés por aprender el quechua y eso me alegra porque lo que busco es difundir nuestra cultura”.

Sonidos propios

El primer cover en quechua de Renata fue “The House of the rising sun”, canción de la banda británica The Animals, el cual tuvo gran aceptación en YouTube. Posteriormente vendrían “The way you make me feel” de Michael Jackson y otros temas populares. “Le tengo mucho cariño a estas canciones, pues marcaron un inicio en mi carrera; pero entendí que debía enfocarme en trabajar con y para gente como yo, y fue así como me animé a hacer mi música, fusionando sonidos andinos con el pop, el rock y el trap.

El trabajo de Renata se caracteriza por tres elementos poderosos: la valoración de la lengua andina, los sonidos urbanos y los temas que elabora, los cuales abordan problemáticas complejas. “Mirando la misma luna” es un tema muy personal porque me inspiré en mi abuela y el acoso que sufren los quechuahablantes. Muchos de ellos viven con miedo y son discriminados por la dificultad que tienen para aprender español. Después de eso nació “Tijeras”, que es un himno para las madres, esposas e hijas que ven o de alguna forma sufren la violencia de género. Esta canción, además de la letra, tiene un sonido muy poderoso.

Formas y sonidos

Patricia Rivera, madre de Renata, acompaña a la joven cantante y la guía en su carrera musical; sin embargo, no es la única joven ayacuchana en la que ha encontrado potencial artístico para fomentar. Ella y su esposo lideran un proyecto en su natal Huamanga, con el propósito de que los jóvenes de la zona tengan un espacio para su arte.
“Este proyecto es como el hermano de Renata. En un inicio, nos enfocamos en el desarrollo social para alejar a los jóvenes de situaciones negativas, luego empezamos  a promover talleres para formar a muchos jóvenes. Hemos trabajado mucho con el quechua y los instrumentos andinos. Hay roqueros que tocan quena y charango, la fusión es muy poderosa, es parte de la identidad”.