Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

ENFOQUE LABORAL

El récord vacacional en la pandemia-II parte

Dada la licencia con goce de haberes y la suspensión perfecta, el cálculo se complica.

30/7/2020


Germán Serkovic González

Abogado Laboralista

El récord vacacional es el número mínimo de días de labor efectiva o la cantidad máxima de faltas que el trabajador debe tener durante el año de servicios, en función de su jornada semanal, para tener derecho al descanso vacacional. No existe mayor problema en fijar su cumplimiento en situaciones de normalidad, pero en las actuales circunstancias, dada la licencia con goce de remuneraciones que el Gobierno dispuso por un lapso más o menos prolongado y la posibilidad de una suspensión perfecta de labores por un tiempo más prolongado aún, el cálculo del récord se hace complicado. Tratemos de dilucidar qué efectos tiene la licencia con goce de haberes en el récord vacacional. El literal c) del artículo décimo de la Ley de descansos remunerados fija que en caso de paralizaciones temporales autorizadas por la autoridad de trabajo, el récord vacacional se calcula a partir de un número máximo de faltas durante el año, no más de diez, sin que sea de trascendencia el número de días de trabajo por semana que se labore.

Para responder a la interrogante se debe revisar la naturaleza jurídica de las vacaciones y las licencias con goce de haberes. Las vacaciones son un descanso para que el trabajador se recupere del esfuerzo laboral y se dedique a la vida en familia o al esparcimiento, en buena cuenta, una licencia pagada. La licencia con pago de haberes es una figura que beneficia al trabajador, un permiso pagado generalmente dado por acuerdo. Hay, entonces, bastantes similitudes entre ambas figuras. Surge evidentemente otra pregunta: ¿el período de licencia con goce debe formar parte del récord vacacional?