Tipo de cambio:

Compra: 3.378

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 23

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

EDITORIAL

El SIS y la salud de los más pobres

Para tener una idea de la importancia del Seguro Integral de Salud (SIS) en el país, basta recordar que según los datos de abril del año pasado el 51.6% de la población está afiliado a este sistema público, lo que representa 16 millones 587,380 personas.

1/2/2019


De esa cifra, el 98% (16 millones 403,607 personas) está bajo el régimen subsidiado (gratuito), mientras que el 2% restante pertenece al sistema semicontributivo (SIS Emprendedor o SIS Independiente), por el que pagan una pequeña cantidad mensual para atender la cobertura de salud.

Las cifras reflejan el carácter eminentemente social del programa, en la medida en que fue concebido precisamente para proteger la salud de los peruanos que no cuentan con un sistema de salud, en especial de aquellas poblaciones vulnerables que se encuentran en situación de pobreza o pobreza extrema.

Si hay un programa que debe trabajar como un reloj suizo en eficiencia, ese es el SIS, porque de su cobertura depende la salud no solo de la mitad de la población peruana, sino también de los más vulnerables.

Por ello, es fundamental la transferencia económica de 1,024 millones 445,915 soles a los hospitales, centros de salud e instituciones especializadas de 21 regiones del país que el SIS aprobó con el objetivo de asegurar el abastecimiento oportuno de medicamentos, insumos, materiales médicos para la atención de los afiliados.

Es la primera vez en su historia que esta dependencia ejecutora del Ministerio de Salud hace este tipo de adelantos. Además, el monto transferido representa el 90% del presupuesto de cada institución beneficiada.

La jefa del SIS, Doris Lituma Aguirre, dijo que de esta manera su institución cumple con su papel de financiar y garantizar la cobertura en salud de sus afiliados para el 2019, y que ahora corresponde a las autoridades de los hospitales y centros de salud asumir la responsabilidad de gestionar eficientemente esos recursos y garantizar el abastecimiento.

Hasta hace algunos años era una noticia recurrente escuchar la queja de hospitales y centros de salud porque el SIS no cumplía con pagar a tiempo las atenciones a su nombre. Por ello hay que saludar que la nueva dirección busque revertir esta dificultad, entregando los recursos con una anticipación que permita una adecuada planificación de las instituciones del sistema.

Una muestra de ello es el Hospital Belén de Trujillo, que acaba de adquirir equipos médicos valorizados en 6 millones 500 soles gracias a las donaciones y las transferencias del SIS, todo esto para mejorar la atención a los pacientes.

Por supuesto, lo que corresponde ahora es garantizar que ese dinero sea bien utilizado, y para ello resulta imprescindible la decisión del SIS de fortalecer la auditoría de seguros y asumir la supervisión integral del financiamiento a todos los establecimientos de salud.

También es importante que en los convenios firmados con los gobiernos regionales se hayan establecido metas referidas al tratamiento de la anemia, la reducción de mortalidad materno-perinatal y la detección oportuna de enfermedades no transmisibles, todas ellas prioridades sanitarias en el país.