Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

El traslado a escuelas públicas

La pandemia causada por el nuevo coronavirus es responsable de complejos problemas sociales. Uno de ellos, sin duda, es cómo garantizar una educación escolar eficiente en el contexto de las medidas de aislamiento dictadas durante la emergencia sanitaria.

14/5/2020


Para evitar que los estudiantes de nuestro país se contagien con la letal cepa vírica se suspendieron las clases presenciales hasta nuevo aviso y el Gobierno optó por la modalidad virtual. En ese contexto, millones de educandos iniciaron el año lectivo desde sus hogares con el apoyo de los recursos tecnológicos propios de nuestros días, como internet.

No obstante, las restricciones dictadas para frenar la expansión del covid-19 causaron que algunos padres de familias perdieran sus empleos o resultaran impedidos de generar ingresos económicos suficientes para pagar las pensiones escolares.

El problema se acentuó cuando las escuelas particulares se mostraron reacias a aplicar una rebaja considerable del monto de las pensiones y, en el mejor de los casos, aprobaron descuentos que bordearon solo el 20% o el 30% del total.

En esta coyuntura, los padres de familia más apremiados por esta situación optaron por trasladar a sus hijos a escuelas públicas, en tanto su situación económica se normalice cuando concluya la pandemia.

Es allí donde con buen criterio el Ministerio de Educación (Minedu) ha empezado a actuar como facilitador del traslado. Para ello, ha habilitado una plataforma virtual en la que los padres deben registrar su solicitud a fin de atenderla lo antes posible.

La nueva institución educativa pública será asignada tomando en cuenta su cercanía con la vivienda del estudiante, así como las vacantes disponibles, entre otros criterios.

Es positivo que el Minedu intervenga en este asunto con el propósito de garantizar que los niños y adolescentes accedan a la mejor educación posible aun cuando nuestro país se encuentre sitiado por una pandemia. Lograrlo brindará tranquilidad a los padres de familia, no solo por el alivio económico de no tener que pagar una pensión en muchos casos onerosa, sino también porque se asegura la continuación del año lectivo para sus hijos.

Es necesario también llamar la atención a las instituciones educativas privadas, que deberían mostrar mayor empatía con la situación económica de los hogares peruanos. El propio presidente de la República, Martín Vizcarra, expresó su preocupación por este tema e instó a estas entidades a sincerar sus costos y adaptar los montos de las pensiones a los servicios brindados.

Algunos especialistas sostienen que los descuentos deberían llegar al 50% del total, pues muchos servicios han dejado de brindarse. Al margen de montos, en esta coyuntura especial las pensiones por una educación virtual deberían ser fruto de un acuerdo entre escuela y padres, a los que les asiste el derecho de recibir la información apropiada que sustente el monto que se les quiere cobrar.

De no lograr ese acuerdo, tienen también toda la facultad de trasladar a sus hijos a una escuela pública con el apoyo pertinente del Ministerio de Educación.