Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Ellos también nos necesitan

El impacto de la pandemia ha sido de tal magnitud que todo el planeta ahora sufre sus consecuencias. Los gestos de solidaridad con los sectores vulnerables de la sociedad han sido múltiples y variados, pero aún, como se alertó desde esta página, un grupo ha quedado desamparado por el corte de ingresos, sin posibilidad de recibir la alimentación y el mantenimiento requerido por su naturaleza: los animales silvestres.

9/5/2020


El zoológico más grande de Lima, el Parque de las Leyendas, ya desarrolla una campaña destinada a que el público compre por adelantado entradas para visitar el recinto. Sin embargo, la emergencia de las especies es aún más amplia porque en 19 regiones del país hay 143 centros de cría clasificados en 66 zoocriaderos, 51 zoológicos, 14 centros de rescate, 8 centros de custodia temporal y 4 centros de conservación.

Aquí no se trata de comprar simplemente tiques por adelantado, sino de aportar recursos que permitan darles a los animales el cuidado especializado que requieren y de donar alimentos a estos establecimientos, que son aliados del Estado porque albergan, en muchos casos, a ejemplares decomisados a los traficantes de fauna oriunda, una de las actividades ilegales más perniciosas en contra de la biodiversidad peruana.

Por ello, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y el Fondo de Promoción de las Áreas Naturales Protegidas del Perú (Profonanpe) han sumado esfuerzos para lanzar la campaña “Ellos también nos necesitan”, cuyos detalles pueden encontrarse en las páginas web y en las redes sociales de cada institución.

Si anteriormente se apeló al sentido humano para apoyar a los animales, esta vez se apela a la responsabilidad de los peruanos con su fauna silvestre, que cumple un papel fundamental en nuestros ecosistemas: mantiene la calidad de los suelos, se encarga de la dispersión de semillas o evita la proliferación desproporcionada de insectos o pequeños animales; además, forma parte de la biodiversidad del planeta. No obstante, muchas especies se encuentran en peligro de extinción, otras, como las albergadas en los centros de cría, son víctimas que sobrevivieron a delitos cometidos por personas inescrupulosas que quisieron lucrar con ellas.

Cada año se rescata en el Perú un promedio de 4,000 especímenes vivos del mercado ilegal, los que necesitan rehabilitación debido a las pésimas condiciones sanitarias y de alimentación en las que fueron mantenidos por sus captores: heridos, deshidratados, con lesiones dérmicas, en pobre estado de carnes, agonizantes algunos. Y son estos centros de cría los que apoyan al Estado para rehabilitarlos porque el 100% de la fauna silvestre nativa que se exhibe en los zoológicos proviene de decomisos ejecutados por las autoridades.

Por tal razón, los centros señalados cumplen una función relevante en la conservación de los animales silvestres fuera de su hábitat natural al curarlos y albergarlos por el tiempo que les queda de vida o, en algunos casos, devolverlos a la naturaleza, si están en condiciones de hacerlo. Ahora es momento de apoyarlos.