Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.380


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 6

de diciembre de 2019

SHANIA LAZO. INTÉRPRETE

“En mi casa siempre respiré música”

La artista quiere marcar pauta en el género femenino musical y al frente de su orquesta planea revolucionar el mercado en el país.

3/11/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

A sus 20 años, Shania Lazo es dueña de una impresionante voz, talento que se dejó oír años atrás en La voz kids, programa en el que fue una de las semifinalistas más aplaudidas. Tras su primera experiencia en televisión, Shania grabó 1+1 = 2 enamorados, su primer single. Allí empezó a saborear el aplauso y siguieron más temas. Fue a sus 16 años que volvió a La voz Perú y hoy se presenta más consolidada en la escena local al frente de su orquesta, dispuesta a convertirse en la voz femenina del país.

–Shania, vienes de una familia musical, ¿el arte fue 24 por 7 en casa?

–Sí, mi padre, Christian Lazo, es productor musical, canta y dirige su orquesta, Lazomanía. Ha preparado a las voces que hoy todos conocemos, como la gran Daniela Darcourt; Micheille Soifer; Israel, de la Gran Orquesta Internacional; Kiara, actual cantante de Son Tentación, y a mí, su hija. En casa siempre respiré música.

–Desde niña la tuviste clara y no dudaste en ser parte de un reality de canto.

–Era inevitable elegir otra carrera profesional; así, en La voz kids llegué hasta la semifinal de la temporada, un concurso de canto con más de cinco mil niños de todo el Perú que llegaron para el casting. Fue una gran experiencia a los 12 años. Después pasé por La voz Perú, una competencia de adultos en la que fui la menor de todos los participantes.

–¿Quién ha sido el principal promotor de tu arte?

–Mi papá, definitivamente; es el que marca la pauta en mi carrera de cantante, me descubre, educa y afina mi voz. Él me ha enseñado a pararme en un escenario, a cantar y respetar al público. Mi mamá me apoya en toda la producción, imagen, vestuario y administración. Ambos son piezas claves en mi carrera como artista.

–Te diste a conocer en un momento especial, en el que la televisión volvió a apostar por el talento.

–Es la gran oportunidad que todos los artistas buscamos para dar a conocer nuestras canciones. Es muy exigente ser parte de una producción televisiva, pues debemos prepararnos todos los días, hasta llegar a la presentación en pantallas; pero, sin duda, es una experiencia que no la cambiaría por nada. Allí es cuando mides tu talento, tus ganas de brillar en el escenario.

–En qué momento decidiste ser solista, sabiendo que hacer música en el Perú no es tarea fácil.

–Desde mi participación en La voz kids supe que iba a dedicarme a la música al ciento por ciento. He probado todos los géneros, desde latin pop hasta bachata, y ahora, a mis 20 años, estoy cantando cumbia con fusiones más modernas. De hecho, es difícil hacer música en el Perú, puesto que te enfrentas a una gran industria que creció enormemente en los últimos años y hay muchísimo talento. Siento que estoy empezando bien, rodeada de gente muy profesional, como Jesús “el Viejo” Rodríguez, quien ha producido varios temas para mí.

–¿Qué valor le das a los covers?

–Es una exigencia de las radios comerciales y no estoy en desacuerdo. Precisamente, acabo de grabar 22, un exitazo de la argentina Tini, en una versión cumbia supermovida. Estamos preparando el lanzamiento en plataformas con un videosaludo realizado por la misma Tini y estoy feliz porque siento que es mi mejor momento descubriendo mi estilo.

–Sorprendiste hace poco con el tema La mejor versión de mí, en un estilo muy fresco.

–Ese tema es la canción de Nati Natasha que tiene más de cien millones de vistas en YouTube, y para mí fue un honor hacer la versión cumbia. Todas mis canciones están en mi canal de YouTube y Spotify. Estoy emocionada por todo lo nuevo que se viene. Paralelamente, ya tenemos dos canciones elegidas para hacer un feat con un grupo internacional y un cantante muy popular en el Perú. Acabamos de reunirnos y solo nos falta definir el día en que entraremos a grabar a los estudios.