Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 15

de octubre de 2019

HISTORIAS DE VIDA

En nombre de los humildes

El profesor ayacuchano Zoser Ramos es el Premio Nacional de Juventudes 2019. A los 23 años recorre los pueblos para dar a conocer las mejores metodologías y estrategias implementadas por profesores de Educación. Las difunde por medio de las redes sociales.

10/10/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

El 23 de setiembre, el joven maestro Zoser Ramos ganó en el área de comunicación el Premio Nacional de la Juventud Yenuri Chiguala Cruz, del Ministerio de Educación.

El reconocimiento se lo entregaron el presidente de la República, Martín Vizcarra, y la ministra de Educación, Flor Pablo, en Palacio de Gobierno.

“¡No lo puedo creer!”, repetía por teléfono su padre, don Germán, un campesino quechuahablante.

En casa, en Challhuamayo Bajo, ha llegado la electricidad, pero no tienen televisor. En una pared del único ambiente de la casa, su padre ha colgado todos los diplomas que el quinto de sus seis hijos ha obtenido, de primer grado de primaria hasta quinto de secundaria.

El docente de 23 años volverá la próxima semana a su tierra y llevará el premio para que sus padres lo vean. Es el héroe del pueblo.

Les contará que la ministra Pablo está muy interesada en su proyecto. Que conoció a Juan Cadillo, su ídolo, considerado entre los 50 mejores maestros del planeta. Zoser también quiere ser ingeniero de sistemas para servir mejor como educador. Cadillo le apoyará para llevar su proyecto Educativa TV a un siguiente nivel.



Difundir las experiencias

A fines del 2017, armado con la cámara de un teléfono celular, Zoser empezó el proyecto Educativa TV. Presenta videos sobre las experiencias metodológicas y estratégicas en lenguas nativas de profesores de comunicación y matemáticas que trabajan en las zonas rurales del Perú.

El éxito fue inmediato. A las dos horas que colgó el primer video –sobre la experiencia del profesor Amílcar Flores, del centro poblado Acco Capillapata, de Ayacucho– alcanzó las 2,500 visitas. Hoy cuenta con videos con más de 100,000 visitas, los cuales difunde por las redes sociales YouTube y Facebook.

Zoser conoce el porqué del éxito: “Los profesores leen poco y prefieren un material audiovisual en el que puedan ver cómo se trabaja una metodología y sus resultados”.

Ha grabado experiencias de docentes Ayacucho, Cusco y Lima. Y tiene propuestas para ir este año a Huancavelica, Puno y San Martín.



Estrategias en escena

En el canal Educativa TV, en 10 minutos presenta una introducción del proyecto y la aplicación de la estrategia en el aula, con alumnos.

Uno de los principios es que los materiales que utilizan los docentes siempre deben ser de la zona. Luego se muestra si se cumplió el objetivo de la estrategia, las recomendaciones y unas reflexiones finales del docente sobre lo que significa educar.

“Para mí, lo importante es que los niños que son inteligentes en el aula lo sean también en su vida. Debemos educarlos para la vida”, subraya Zoser.



El reto de aprender

En primero de secundaria, Zoser Ramos recién aprendió a hablar castellano. Fue por obligación: todos sus profesores se comunicaban en castellano. En casa, el mundo era distinto: él, sus padres y hermanos hablaban en quechua.

Challhuamayo Bajo es un anexo del distrito de Tambo, provincia de La Mar, Ayacucho. Queda a más de 3,500 metros sobre el nivel del mar. Ahí estudió la primaria.

Como no hubo alumnos para abrir un salón, sus padres hicieron los esfuerzos para que estudiara en un colegio de Tambo, la capital del distrito de la provincia de La Mar, Ayacucho.

Zoser es el único de los 30 alumnos de su promoción de su centro poblado que terminó el colegio.

“Es una tristeza. Terminas [la escuela] y te vas a la chacra, a la Sierra o la Selva, a trabajar; pero mis papás, Germán y Saturnina, no querían eso para sus hijos. ‘No queremos que ustedes se dediquen a la chacra porque un día esto va a terminar’”.

Don Germán solo estudió hasta el tercero de primaria. Y doña Saturnina nunca asistió a la escuela, mas ambos inculcaron a sus hijos el amor por los estudios: cinco de seis lograron un futuro distinto gracias a ello.



A los 17 años, Zoser se sentó por primera vez frente a una computadora. Fue en la ciudad de Ayacucho, adonde viajó junto con su papá para postular a Beca 18 del Promabec.

Una de las trabajadoras los ayudó para que hicieran los trámites online. Les demandó una semana.

Don Germán fue el más feliz cuando su hijo obtuvo la beca para estudiar Educación Intercultural Bilingüe en la Universidad Peruana Unión, en Ñaña.

Años después, Zoser comparte por redes sociales las metodologías innovadoras que aplican los docentes en los colegios de las zonas rurales.