Tipo de cambio:

Compra: 3.289

Venta: 3.291


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 15

de agosto de 2018

OBRAS DE PREVENCIÓN EN MARCHA

“Estamos recuperando lo perdido”

Gráfica. Los productores de plátanos de Tumbes fueron afectados por El Niño Costero del 2017. Más de 350 hectáreas destruidas. Este año hay inversión estatal para obras de prevención en el río Zarumilla.

2/2/2018


Texto y fotos

Luis Iparraguirre

liparraguirre@editoraperu.com.pe

Cuando uno habla de Tumbes, inmediatamente lo asociamos con el cebiche de conchas negras o con las zonas turísticas de Punta Sal o Zorritos. Pero olvidamos que esta región es una gran productora de plátano.

A 15 minutos de la capital fronteriza se ubica el distrito de Aguas Verdes, donde existen decenas de hectáreas de plátanos de seda. Allí nos encontramos con Jorge Luis Valle Ávalos, quien, a sus 45 años, sabe lo que es vivir tanto en la abundancia que le da la tierra como en la desgracia que acarrea consigo la furia de la naturaleza.

“Empecé con la siembra de plátanos en el 2000. Mis cinco hectáreas han servido para mantener a mi familia y dar trabajo a mis ayudantes de la chacra”, dice Jorge Luis mientras termina de contar los 100 racimos de plátano de la cosecha del día.

Cuando El Niño llegó

“El año pasado, la lluvia afectó la cosecha y destruyó no solo mi terreno, sino también la de mis vecinos. No había ni para pagar a los obreros”, recuerda. Jorge Luis tiene su chacra al lado del río Zarumilla, de casi 10 kilómetros de largo. La suya es una de las más de 350 hectáreas de plantaciones de plátano tumbesinas devastadas en 2017 por El Niño Costero.

“Todo el día tratábamos de sacar el agua con la ayuda de grandes motores; sin embargo, cuando pensábamos que ya estaba seco, venía la lluvia y en tan solo 20 minutos se volvía a llenar”, recuerda con malestar ese capítulo agrio de su vida como productor.

Si en un año “normal” cosechaba 35,000 plátanos, el año pasado con las justas pudo cosechar 3,000. Nada. “Perdí 24,000 soles. Mi esposa lloraba al ver cómo se podrían los frutos”. Malos recuerdos.

Obras de prevención

Juan Pilco, representante del Programa Subsectorial de Irrigaciones, señala que para este 2018 el Gobierno tiene la meta de mitigar las posibles consecuencias de un desastre similar. “Estamos invirtiendo más de 8 millones de soles en la descolmatación del río Zarumilla, como parte de un plan que abarca todo el departamento de Tumbes, ayudando a más de 25,000 familias”, afirma Pilco.

Jorge Luis recuerda que la ayuda del Estado no solo es preventiva, sino también técnica. Su familia recibió gran cantidad de abono que utilizó para la plantación en este año.

“Ya se ven los frutos de la ayuda recibida el año pasado. En algo estamos recuperando todo lo que perdimos. La planta y los racimos están mejor que el año pasado. Solo hoy he cortado 100 racimos, o sea, 9,000 plátanos. Como verá, ya me estoy recuperando”, concluye.