Tipo de cambio:

Compra: 3.301

Venta: 3.305


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 24

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CON VOCACIÓN

“Este es el mejor trabajo de mi vida”

Carlos Enrique Reyna Izaguirre gerente de Restitución de la Identidad y Apoyo Social del Registro Nacional de identificación y Estado Civil (Reniec) .

13/2/2019


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe





Quiso ser ingeniero y recorrer el Perú construyendo carreteras, pero el bicho de la política que le inculcó su padre durante su niñez, tendría sus efectos durante sus estudios universitarios. 
Carlos Enrique Reyna Izaguirre dejó las ciencias exactas para dedicarse a las ciencias sociales, que años después le servirían para diseñar políticas que no excluyeran a nadie de acceder a su documento de identidad.

Es gerente de Restitución de la Identidad y Apoyo Social del Registro Nacional de identificación y Estado Civil (Reniec) desde el 2011. Su experiencia como investigador le sirvió para fundamentar por qué en el Perú algunas comunidades debían tener su DNI gratuito y qué normas eran necesarias elaborar para no afectar su derecho a contar con esa identificación.

Reyna Izaguirre pensó que esa gerencia no era complicada porque se encargaría de entregar actas de nacimiento y DNI a la gente. Cuál sería su sorpresa, pues empezaron a llegar los casos de mujeres y hombres indígenas que no tenían papeles y que la elección de sus nombres y apellidos respondía a criterios ancestrales alejados del Código Civil.

Hace dos años, el pueblo matsé fue incorporado al Estado, luego de que el Reniec firmara un acta de acuerdo con los dirigentes en que se reconoce que no perderán sus nombres y apellidos originarios, y que serán según la ley.

“Como sociólogo, siempre valoré que nuestro país sea diverso y multicultural. Pero una cosa es la identificación y otra la identidad. Los matsé usaban como apellido paterno el segundo nombre del papá y como materno, el segundo nombre de la mamá. Si no se firmaba esa acta, podían seguir sin existir para el Estado”, cuenta.  

Prevenir 
Carlos Enrique es hijo de padres que tuvieron solo estudios primarios, pero lo acogieron y guiaron con sabiduría y amor. Sentimientos de contención que desarrollaron en él  su capacidad de negociación, por eso lo mejor de su gestión, sostiene, es haber coordinado con otras entidades públicas y privadas para prevenir la indocumentación.

Así, con las brigadas itinerantes, el Reniec llegó a peruanos y peruanas que viven en las fronteras del país, a jóvenes que fueron víctimas de trata laboral o sexual, comunidades amazónicas, andinas y del Vraem.

“Si el Estado se ocupa bien de las cosas, se resuelven los problemas. El DNI es muy importante en la vida de muchos compatriotas. Una cosa es no acceder a una elección, y otra no acceder a salud, educación o a presentar una petición a una autoridad porque no lo tienes”, señala.

Convicciones
Reyna Izaguirre parece un hombre serio y parco, pero lo apasiona su trabajo. Por eso estudió un curso de argumentación jurídica para no permitir que un abogado rígido en la interpretación de las normas sustrajera de sus derechos a las personas, que no puedan acceder a su DNI por vivir en circunstancias sociales que las limitan.

“Este es el mejor trabajo de mi vida, no tiene precio. La ética de un Estado contemporáneo es atender los derechos fundamentales de la gente, alinear su visión jurídica a ellos. En el Reniec canalicé mi vanidad intelectual para hacer justicia en los hechos a personas de carne y hueso. Como funcionario, detecté que la exclusión de derechos es injusta y se debe resolver”.