Tipo de cambio:

Compra: 3.330

Venta: 3.333


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 17

de enero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ÁNGELA RONCAL VERGARA

“Estoy comprometida con la salud de los que más necesitan”

Atiende a un promedio de 25 pacientes diabéticos al día; la mayoría son adultos mayores que requieren cuidados especiales.

Perfil. Es enfermera, educadora en diabetes, tiene especialidad en cuidados quirúrgicos, y en geriatría y gerontología. El próximo año cumplirá una década en el servicio de Endocrinología del Hospital Arzobispo Loayza, lugar en el que atiende y orienta a pacientes diabéticos que necesitan, sobre todo, paciencia y cariño, afirma.

15/8/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe




Don Zenón no tiene idea de cuán importante es para Ángela Guillermina Roncal Vergara. Ella es enfermera y lo encuentra cada mañana esperando su turno para que le apliquen su dosis de insulina, pues no tiene quién lo haga en su casa. El señor es un adulto mayor que trabaja como ambulante nocturno vendiendo dulces en la plaza Bolognesi. “Hacer el bien sin mirar a quien”, un dicho que lo aprendió de su progenitora, cuenta esta profesional de la salud.

Roncal Vergara trabaja en el servicio de Endocrinología del hospital Arzobispo Loayza, en donde atiende a un promedio de 25 pacientes diabéticos al día. Los educa en el manejo de insulina y procedimientos, pero también dicta las charlas educativas, a las que asisten 20 personas. Son 45 pacientes que padecen una enfermedad que ya tiene carácter de pandemia, afirma.

Cumplirá 10 años de servicio y es una de las enfermeras más queridas. Saben de su paciencia y conocimiento, y se van pasando la voz. Para Ángela, el secreto es la empatía. Esa capacidad que solo los seres humanos pueden tener, que es la de colocarse en el lugar del otro.

Pero identificarse con alguien y compartir sus sentimientos, la verdad, no es sencillo. Para Ángela, formada como educadora en diabetes, eso quiere decir entrevistar al paciente con detalle, conocer su historia, gustos y situación familiar para diseñar su plan de tratamiento y acompañarlo en su largo camino de cambio de hábitos y estilo de vida saludable.

“La entrevista es personal y profunda porque tengo que conocer todo lo posible de la persona: los recursos económicos, sociales y emocionales que tiene para enfrentar la diabetes, una de las enfermedades crónicas más costosas. Si el paciente no cuenta con dinero, no le puedo pedir que se mida la glucosa cinco veces al día; y si está deprimido, no lo puedo tratar mal”.

Una gran aliada

Ángela es responsable del programa de diabetes, pie diabético y prevención del servicio en el que ya labora hace nueve años. En el nosocomio acaba de cumplir 35, y sabe del esfuerzo que hacen muchas enfermeras para darles el mejor cuidado a pacientes que llegan de los lugares más alejados y pobres del país.

De ese grupo, los adultos mayores aumentan cada vez con más frecuencia, y esto se observa en Endocrinología, debido a la diabetes. Por ese motivo, decidió estudiar otra especialidad, la de Geriatría y Gerontología, para atenderlos mejor, comenta.

“Llegan tristes, se sienten solos, relegados por la familia. Sienten mucho desamor, y eso los debilita. El abandono es frecuente. A eso se suma que no ven, por su deterioro físico, y por esa causa no pueden medir su glucosa o aplicarse insulina. Tan distinto a lo que les ocurre a jóvenes que se atienden en clínicas que usan tecnología que les permite tener mejor calidad de vida”.

A pesar de las dificultades que enfrenta a diario por trabajar en un hospital público, Ángela continúa allí. Doña Iraida, su madre, una emprendedora costurera, trabajó mucho para que su hija dejara Trujillo y fuera enfermera en el hospital Loayza en la década de 1980. Es una razón que ella valora, tal vez. Lo cierto es que Ángela tiene puesta hoy la camiseta por los más pobres, dice, es valiente, y lo que hace, lo hace por amor. “Estoy comprometida con la salud de los más necesitados. Los ayudo a pesar de que no tengo dinero”. Lo afirma una profesional.

Hoja de vida

Se graduó en la Escuela de Enfermeras del Hospital Arzobispo Loayza (1982).

Es profesional de salud certificada por la Asociación de Diabetes del Perú.

Además, es egresasa de la Maestría en Economía de la Salud, de la UNMSM.

Lleva el curso de Educadores en Diabetes de la Asociación Colombiana de Diabetes, reconocida como centro de formación de la Federación Internacional de Diabetes (IDF).