Tipo de cambio:

Compra: 3.303

Venta: 3.306


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 26

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Estrategias de facilitación

Los nuevos tiempos demandan el uso de las herramientas digitales para mejorar la atención y vinculación del Estado con los ciudadanos. En ese sentido, como parte de una importante estrategia de facilitación para el cumplimiento de las obligaciones tributarias, desde el 2016 se impulsa la emisión electrónica de facturas para promocionar la formalización y la reducción de los costos, inclusive para la propia competitividad de las empresas.

30/5/2018


Resultados más que alentadores son los que hoy evidencian este accionar de la administración tributaria, pues se estima que la facturación electrónica representa un ahorro de 30% anual en el presupuesto de las empresas destinadas a gastos de almacenamiento, impresión y distribución de los comprobantes de pago.

De acuerdo con la información proporcionada por la Sunat, a la fecha se emiten cerca de 600,000 facturas electrónicas por día, lo que equivale a 18 millones al mes; y para el 2021 dicha cifra podría superar los 900 millones por año. Aunque el reto es que todas las operaciones de compra y venta sean, en los próximos tres años, con comprobantes electrónicos.

El proceso de masificación de las facturas electrónicas solo para el 2018 resulta más que ambicioso. Se espera que alrededor del 80% de las ventas totales de los contribuyentes se realicen, a fines de año, por medios digitales, con una emisión proyectada en 250 millones de facturas electrónicas. Incluso se calcula la incorporación al sistema de 230,000 contribuyentes, entre grandes, medianas y pequeñas empresas.

Al 2019 se incorporarán 900,000 microempresas. EL RUS lo hará en el 2019. Aunque, claro, se va a dejar como una opción para emitir comprobantes electrónicos el portal de la Sunat, también el monedero electrónico y el váucher del POS.

Además, un nuevo protagonista emerge en este proceso de masificación de la factura electrónica; se trata de los llamados operadores de servicios electrónicos, los que serán responsables de supervisar la validez de los comprobantes de pago, cuyo uso será obligatorio a partir de agosto. En general, este sistema está destinado a facilitar la validación de la factura electrónica en línea, a diferencia del comprobante de pago impreso, cuya revisión se realiza en un proceso posterior de auditoría al contribuyente.

La Sunat también ha puesto en marcha en el actual proceso de transformación digital un nuevo asistente virtual llamado Sofía; así se convirtió en la primera entidad del sector público en utilizar este tipo de tecnología para facilitar el cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes.

Frente a todos estos avances para la atención a un mayor número de contribuyentes, quizá el reto inmediato para la administración tributaria será sensibilizar a la población respecto de esta conexión vital y sustancial que existe entre el pago de tributos y la prestación de servicios y los programas de infraestructura para mejorar las condiciones de vida en el país.

A no dudarlo, el uso de la facturación electrónica ya es una realidad. Una iniciativa que beneficia tanto al contribuyente como a la administración tributaria y el Estado en general, en pro de la economía del país.