Tipo de cambio:

Compra: 3.314

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 20

de febrero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Evaluación por competencias

El Currículo Nacional de Educación Básica, que se aplica desde el 2017, establece 11 rasgos del perfil que debe tener el egresado de la Educación Básica mediante siete enfoques transversales y 31 competencias que se proponen formar personas capaces de modificar realidades, resolver problemas, lograr metas, actuar con responsabilidad y compromiso ético a lo largo de su vida.

8/2/2019


El currículo nacional define competencia como la facultad que tiene una persona de combinar un conjunto de capacidades, a fin de lograr un propósito específico en una situación determinada, actuando de manera pertinente y con sentido ético.

Ser competente –señala el documento– supone comprender la situación que se debe afrontar y evaluar las posibilidades que se tiene para resolverla. Esto significa identificar los conocimientos y habilidades que uno posee o que están disponibles en el entorno, analizar las combinaciones más pertinentes a la situación y al propósito para luego tomar decisiones; y ejecutar o poner en acción la combinación seleccionada.

La Unesco refiere: “La elección de la competencia como principio organizador del curriculum es una forma de trasladar la vida real al aula (Jonnaert, P. et al, Perspectivas, Unesco, 2007). Se trata, por tanto, de dejar atrás la idea de que el curriculum se lleva a cabo cuando los estudiantes reproducen el conocimiento teórico y memorizan hechos (el enfoque convencional que se basa en el conocimiento)”.

Definitivamente, el enfoque curricular por competencias del Currículo Nacional no está en discusión, pues está demostrado que permitirá formar ciudadanos que puedan enfrentar la vida con principios, valores y capacidades. Este se aplica de manera gradual en los niveles de educación inicial y primaria.

Lo que ha generado polémica es el anuncio del Ministerio de Educación sobre la puesta en práctica de una nueva escala de calificaciones basada en letras, la cual reemplazará a la escala numérica vigesimal (con valores del 0 al 20), en los grados de secundaria de los colegios públicos y privados, no obstante que este tipo de calificación ya se da en inicial y primaria.

La evaluación por letras mide cómo el estudiante desarrolla esas competencias durante el ciclo educativo. Establece conclusiones descriptivas del nivel de aprendizaje alcanzado por el estudiante. Se seguirá utilizando la escala de letras vigente (AD, A, B, C); sin embargo, el debate se ha centrado en los niveles propuestos: LMS (Logro muy satisfactorio), LS (Logro satisfactorio), LB (Logro básico) y LI (Logro inicial).

Al respecto, el ministro de Educación, Daniel Alfaro, aclaró que la ejecución se hará gradualmente y que se elabora la norma recogiendo los comentarios y críticas de la comunidad educativa.

Además, desde el 4 de febrero se está capacitando sobre la evaluación por competencias a 220 especialistas de las UGEL, de modo que por medio de estos se llegue a los 90,000 profesores de secundaria de la educación pública.