Tipo de cambio:

Compra: 3.429

Venta: 3.434


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 30

de mayo de 2020

Expectativas económicas favorables

Durante el 2019, la economía mundial estuvo marcada por la incertidumbre que guió las expectativas de las políticas comerciales, sumada a las tensiones geopolíticas e idiosincrásicas en las principales economías de mercados emergentes, que debilitaron la producción. Esto se evidenció en el segundo semestre del año pasado, principalmente en la manufactura y el comercio.

16/2/2020


El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el producto bruto interno (PBI) global logre una expansión de 2.9%, explicado por “resultados negativos inesperados de la actividad económica en unas pocas economías de mercados emergentes, en particular India, que dieron lugar a una revaluación de las perspectivas de crecimiento correspondientes a los próximos dos años. En unos pocos casos, esta revaluación también tiene en cuenta el impacto del mayor malestar social”.

Si evaluamos el caso de América Latina, el FMI prevé un crecimiento de 0.1%, ante una menor perspectiva de avance económico en México, entre otras razones por la continua debilidad de la inversión, y a una importante revisión a la baja de las proyecciones de avance de Chile, afectado por la tensión social.

En ese contexto, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) reportó el viernes que durante el 2019 la producción nacional creció 2.16% y contabilizó más de dos décadas de trayectoria positiva, sustentada principalmente en el comportamiento favorable de los sectores de servicios, que crecen de manera ininterrumpida por más de tres quinquenios.

Solo en diciembre de ese año, el PBI se incrementó 1.12%, con lo que registra 125 meses de expansión continua, avance que se explica por la evolución favorable de la mayoría de los sectores productivos, entre los que destacaron el comercio, agropecuario, servicios prestados a empresas, minería e hidrocarburos, y telecomunicaciones. Ese resultado fue favorecido por la recuperación de la demanda externa (5.71%), tanto de productos tradicionales (3.32%) como de no tradicionales (12.72%).

La titular del Ministerio de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, dijo anteriormente que la actividad productiva peruana “es una de las más sólidas de la región” y cuenta con fundamentos macroeconómicos que le permitieron enfrentar el entorno adverso.

Destaca una recuperación durante el segundo semestre del 2019, impulsada por la demanda interna y sustentada a su vez por la inversión privada y el consumo, una tendencia que se mantendrá el 2020 y permitirá que el Perú sea nuevamente una de las economías con mayor crecimiento de la región. Por lo tanto, proyecta que el PBI nacional logrará una expansión de 4%.

Un buen inicio para este año es el resultado de la inversión pública a enero, que registró una tasa de crecimiento histórica de 89%, lo cual significó la ejecución total de proyectos por 1,023 millones de soles.

Este avance permite reforzar las buenas expectativas para este año. El Banco Central de Reserva (BCR) también es optimista y espera que en el primer trimestre se logre un mayor impulso de la actividad económica.